¿Quién ahorra más? Así gestionan sus finanzas las diferentes generaciones

Las cuentas remuneradas ofrecen cierta rentabilidad por tus ahorros.
Imagen de archivo de monedas
PIXABAY
Las cuentas remuneradas ofrecen cierta rentabilidad por tus ahorros.

Los tiempos cambian y el comportamiento de las diferentes generaciones también. En este sentido, uno de los grandes desafíos actuales es comprender cómo la sociedad va transformando el modo en el que se comunica, consume y su relación con el entorno. Pero, ¿qué hay de su bienestar financiero? ¿Cómo son sus hábitos?

No todos los grupos de edad actúan de la misma forma, y un ámbito en el que más diferencias presentan es la gestión de las finanzas personales       Así lo demuestra el estudio Financial Wellness Index (FWI), elaborado por Advantere School of Management para el banco online N26, con el objetivo de determinar el bienestar financiero de la sociedad española. 

En concreto, el informe refleja que las personas pertenecientes a la Generación Z o Centennials no gestionan sus ahorros a largo plazo sino, más bien, sobrellevan el día a día: los jóvenes españoles de entre 11 y 26 años se mueven cómodamente en el corto plazo.

De este modo, esta generación es la que tiene menos claros sus objetivos a largo plazo, además de un menor promedio de ahorro disponible, puesto que solo ahorra cerca del 12% de sus ingresos mensuales a final de mes. Asimismo, sus preocupaciones giran en torno al aumento de los precios en comestibles, la electricidad y el gas, el transporte o el alquiler.

La actitud de los más jóvenes frente a las finanzas y su distanciamiento con el modo de actuar de las generaciones anteriores se puede observar también atendiendo a otras cuestiones. A continuación se muestran algunas de ellas:

Generación Z - Centennials (1997 a 2012)

- Como nativos digitales, son superiores a cualquier otra generación en lo que se refiere al uso de la tecnología. Hacen uso de las herramientas digitales para gestionar su economía personal.

- Muestran un mayor interés por mejorar sus conocimientos y habilidades financieras. Son cada vez más creativos a la hora de gestionar su dinero.

- Esta generación suele estar más motivada por la independencia y el aumento de su poder adquisitivo.

- Tienen grandes dificultades para planificar a largo plazo.

Generación Y - Millenials (1981 a 1996)

- Los millennials de más edad suelen tener una mentalidad más ahorradora o planificadora.

- Menor estabilidad: su salario bruto es el que más ha cambiado en los últimos doce meses, por lo que consideran que su fuente principal de ingresos no es "recurrente o fiable".

- Generación que, con mayor frecuencia, se queda hasta tres veces al año sin dinero a final de mes para alimentos u otros gastos regulares, como la electricidad, el agua o teléfono móvil.

- Mayores dificultades para afrontar en este momento el pago de las facturas y compromisos de crédito.

Generación X (1965 a 1980)

- En los últimos doce meses su salario bruto no ha variado mucho (más de un 25% asegura que, como máximo, ha fluctuado un 2,2%).

- No obstante, la mitad de las veces su sueldo les permite hacer las cosas que quieren y disfrutar de la vida.

- Pueden ahorrar a final de mes entre un 4,4% y un 8,8% de sus ingresos mensuales. 

- Reconocen, junto a la Generación Z, que son los que más invierten en educación (ya sea propia o para sus hijos, entre el 8,8% y el 16,6%).

Baby Boomers (1946 a 1964)

- Concentran mayor riqueza con respecto a otras generaciones ya que acumulan ingresos netos mensuales de entre 2.540 y 3.510 euros.

- Ahorro a largo plazo: su capacidad económica les permite destinar más dinero para cuando llegue su jubilación, prevista para los próximos años (entre un 16,6% y un 32,2% de sus ahorros).

- Casi el 70% de los baby boomers necesitan recurrir a la deuda ante un gasto inesperado equivalente a los ingresos de un mes.

¿A qué se deben estas diferencias?

Los más jóvenes se caracterizan por presentar una mayor falta de reservas financieras, lo que, según Daniel Lappas, director general para DACH y Europa del Norte de N26, se debe al mayor coste de la vida, pero también a que el impacto que han tenido en sus vidas las diferentes crisis económicas y sanitarias de los últimos años ha sido notable. 

Este futuro incierto les dificulta la planificación financiera a largo plazo, por lo que priorizan sus ahorros a situaciones de emergencia; pero no lo hacen, por ejemplo, para su jubilación, a la que destinan menos del 16% de sus ahorros.

Desde Advantere School of Management, sostienen, a su vez, que sus hábitos de consumo y ahorro están desequilibrados en comparación con los millennials, la Generación X o los baby boomers. "Presentan la menor puntuación cuando medimos el tiempo que pueden mantenerse económicamente sin recurrir al endeudamiento" indica Emilio Llorente, profesor de Finanzas Cuantitativas y coordinador de la investigación.

Esto significa que, si sus ingresos se redujeran en un tercio, tendrían menor capacidad para cubrir todos sus gastos sin necesidad de endeudarse.

Sin embargo, los expertos aseguran que la Generación Z tiene en su mano la oportunidad de dar un vuelco a su situación financiera, ya que es la primera generación que ha crecido en un mundo totalmente digitalizado, lo que les permite desenvolverse fácil e intuitivamente en estos espacios, así como implantar nuevas normas a la hora de gestionar sus finanzas. 

"En comparación con las generaciones anteriores, muestran un mayor interés por mejorar sus conocimientos y habilidades financieras, y prefieren hacerlo de forma independiente y sin la ayuda de los clásicos asesores financieros", considera el director general para DACH y Europa del Norte de N26.

Suscríbete a la Newsletter de Mi Bolsillo para recibir los mejores consejos y trucos que te permitirán sacarle el máximo partido a tu presupuesto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento