Miley Cyrus lanza 'Endless Summer Vacation', su octavo álbum de estudio

Miley Cyrus en el desfile de Versace
Miley Cyrus en el desfile de Versace
Getty Images
Miley Cyrus en el desfile de Versace

Miley Cyrus ha lanzado este viernes Endless Summer Vacation, su octavo álbum de estudio. En este disco combina pop, rock y country, pero el techno y el dance protagonizan la mayoría de los temas que lo componen.

Flowers fue la canción preludio del proyecto, con la que la cantante ha conseguido superar las 600 millones de reproducciones en Spotify, transformando una dolorosa ruptura en un himno de independencia sentimental.

La artista acompaña el lanzamiento de Endless Summer Vacation con el videoclip de uno de sus temas, River, y un documental que estará disponible también este viernes a partir de las 19.00 horas en Disney+.

La también compositora asegura que esta canción la creó en un momento de su vida en el que estaba "atravesando demasiado, emocional y personalmente". Así pues, la intérprete de Hannah Montana estaría refiriendose, una vez más, a su historia con Liam Hemsworth. 

Endless Summer Vacation es un disco compuesto por un total de doce canciones en las que Miley Cyrus quiere liberarse de su pasado, demostrando así su madurez y crecimiento artístico.

De Disney a Metallica, así ha sido la triunfal emancipación de Miley Cyrus

Refrendada a sus 30 años por figuras de prestigio como Dolly Parton, Metallica o Stevie Nicks, Miley Cyrus ha logrado forjar una identidad propia y trascender una buena lista de lastres y etiquetas, como la de "chica Disney".

Aún no se había tipificado el concepto de nepobaby, pero una de las primeras losas que hubo de soportar la artista fue, precisamente, la de su camino más corto hacia la fama como ahijada de Dolly Parton e hija de la estrella del country Billy Ray Cyrus.

Cierto es que, con ese respaldo y experiencia familiar, la joven promesa contó con un representante audaz, pero, al menos según la versión oficial, fueron sus aptitudes las que consiguieron imponerse a más de 1.000 aspirantes para alcanzar su primer gran éxito y uno de los mayores hitos comerciales de los primeros años 2000, la serie infantil Hannah Montana.

Aquello dio lugar a cuatro temporadas y una película con una trama exitosa, pero inverosímil más allá del prisma infantil, la de una chica capaz de ocultar a casi todo su entorno su identidad como superestrella de la música con una simple peluca, de ahí la sintonía Best Of Both Worlds, que ha logrado perdurar como una especie de broma tolerada colectivamente que celebra una época de ingenuidad.

De aquella etapa son dignos de destacar su balada aspiracional The Climb y el éxito que podía aunar a jóvenes y adultos en una barbacoa del 4 de julio, Party In The USA, de alguna forma el canto de cisne de aquella etapa de candidez.

Su golpe en la mesa lo dio en 2010 con un disco que suponía una evolución musical hacia ritmos más agresivos, con una portada sensual y un título, Can't Be Tamed, que constituían una primera declaración de intenciones.

Tras echar el cierre real a la serie en 2011 dedicó los siguientes años a derribar sus cimientos, no en vano el primer gran hit de su nueva era fue Wrecking Ball, en el que se presentaba desnuda y a horcajadas de una bola de demolición, después de que en el sencillo previo, We Can't Stop, impactara con un videoclip de movimientos procaces que celebraba los efectos del éxtasis.

Con el disco Bangerz (2013) y su nuevo personaje consiguió por fin acaparar la atención mediática. Sin prisas, tocaba ahora demostrar que había base para la confianza más allá del titular fácil con directos como el de los Europe Music Awards de MTV 2013.

Varios ingredientes se combinaron para resultar en una artista diferente: por un lado, el poso country que corría por sus venas en fabulosas versiones como el Jolene de su madrina, su primera gran valedora; por otro, su voz fue curtiéndose en graves hacia uno de los timbres más reconocibles del panorama musical que le permitían saltar sin problemas también del pop al rock.

Su versatilidad, sumada a su curiosidad artística, resultaron en discos siguientes irregulares, pero siempre interesantes en los que encontró inesperados aliados, como el nada comercial Miley Cyrus & Her Dead Petz (2015) junto a The Flaming Lips, con el que frenó en seco y de manera consciente la continuidad comercial de Bangerz.

Incluso en un mismo disco como Plastic Hearts (2020) -predecesor de Endless Summer Vacation- logró reclutar a Billy Idol en Night Crawling, Joan Jett con Bad Karma, Dua Lipa y Prisoner o la mismísima Stevie Nicks en Edge of Midnight, remedo de su éxito Midnight sky en el que previamente le rendía tributo.

Solo un año después, los mismísimos Metallica la reclamaron para participar en una nueva versión de su clásico Nothing Else Matters junto a una nómina de figuras que incluía a Elton John, Chad Smith o Yo-Yo Ma.

Así pues, y desde esa posición, Miley Cyrus cuenta ya con una trayectoria profesional de más de dos décadas y ocho álbumes de estudio que le dan un gran reconocimiento en la industria musical internacional y con la que se ha convertido en voz y referente de toda una generación.

20minutos.es líder en los diarios más leídos en internet. Consulta las últimas noticias en el diario gratuito de referencia en España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento