El BCE también pisa el freno: sube los tipos 0,5 puntos y lleva el precio oficial del dinero al máximo en 14 años

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, comparece ante la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios de la Eurocámara.
La presidenta del BCE, Christine Lagarde, comparece ante la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios de la Eurocámara.
STEPHANIE LECOCQ / EFE
La presidenta del BCE, Christine Lagarde, comparece ante la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios de la Eurocámara.
Una hipoteca de 150 mil euros se encarecerá 750 euros al año.
Atlas

Sin sorpresas en Frankfurt. El Banco Central Europeo (BCE) ha anunciado este jueves una subida de los tipos interés oficiales de 0,5 puntos, cumpliendo así con los augurios de los mercados, que daban por hecho que esta sería la decisión. De esta forma, el precio oficial del dinero -el interés al que el BCE presta a la banca comercial o remunera sus depósitos- se sitúa en el 2,5%, una cifra sin precedentes desde diciembre de 2008.  

El Consejo de Gobierno del banco central ha decidido pisar el freno en su carrera por domar la inflación después de aprobar dos subidas consecutivas de 0,75 puntos en sus anteriores reuniones. Dos alzas nunca vistas en toda la historia del euro. El BCE toma esta decisión después de que en noviembre la inflación en la eurozona diera al fin un respiro cayera por primera vez tras 17 meses consecutivos de subidas. Y, de esta forma, sigue la senda que marcó el miércoles la Reserva Federal que también optó por limitar el encarecimiento del dinero a 0,5 puntos. En su caso, tras cuatro alzas previas de 0,75 puntos. 

"El Consejo de Gobierno ha decidido subir los tipos de interés y espera subirlos más y de manera significativa porque la inflación sigue siendo demasiado alta y se proyecta que se mantendrá por encima del objetivo demasiado tiempo", reza el comunicado publicado por la institución con sede en Frankfurt. Poco después, la presidenta del eurobanco, Christine Lagarde, ha refrendado en rueda de prensa que debemos esperar más subidas de 0,5 puntos durante "una cantidad considerable de tiempo". 

El BCE reconoce también que la economía europea "podría contraerse" en el trimestre actual y el siguiente debido, entre otras razones, a la crisis energética y la incertidumbre. Una recesión que sería, en todo caso, "relativamente breve y superficial". 

Los tipos de interés oficiales son el arma más potente con la que cuentan los bancos centrales para combatir la inflación. Cuando suben, a los bancos comerciales les resulta más caro tomar prestado y repercuten ese coste sobre sus clientes (ciudadanos y empresas), que acaban pagando más interés por pedir prestado.

Las hipotecas, los créditos al consumo o los préstamos a las empresas para expandir su negocio se vuelven más caros, lo que acaba por frenar la actividad económica. Las familias empiezan a comprar menos vivienda, los empresarios frenan la contratación y este efecto acaba trasladándose en forma de cascada a los precios. Transcurrido un tiempo, los precios acaban bajando, pero el crecimiento económico también se resiente. 

Más despacio, pero más lejos

Además, la reunión de hoy del BCE deja otro importante titular. Y es que, aunque el BCE ha reducido la velocidad de las subidas, ahora espera llegar más lejos. "El Consejo de Gobierno ha decidido elevar los tres tipos de interés principales en 50 puntos básicos y, basándose en una revisión sustancial al alza de la inflación, espera elevarlos aún más", señalan. Es decir, que la cifra a partir de la cual el BCE dejará de encarecer el dinero (lo que se conoce en el argot como el "tipo de interés terminal") será ahora más alta.

La institución que preside Lagarde, apunta también que los tipos "tendrán que subir aún de forma significativa y a un ritmo firme" para devolver la inflación al objetivo del 2%. El Consejo de Gobierno pretende así "proteger" a la economía del euro de un cambio en las expectativas de inflación, que siguen siendo elevadas.

El BCE señala el camino para desprenderse de la deuda

Otra de las novedades que trae el anuncio de hoy es que se han desvelado los primeros detalles de la senda que seguirá el BCE para reducir la enorme montaña de deuda pública que ha ido comprando desde 2014. La institución dejó de adquirir activos en julio y desde entonces solo está reinvirtiendo los vencimientos de la deuda que los Estados van devolviendo. 

A partir de marzo, el BCE empezará a deshacerse de esos activos -que suman un monto de 3,25 billones de euros- a un ritmo de 15.000 millones al mes hasta el segundo trimestre de 2023. El banco central determinará a partir de esa fecha el ritmo que seguirá en los meses siguientes y dará más detalles de todo el proceso en febrero. 

Una consecuencia clara: las hipotecas

Uno de los efectos más claros y directos de la decisión del BCE se notará en las hipotecas a tipo variable, aproximadamente tres de cada cuatro de las que hay en España. La razón es que el precio del dinero que fija el banco central condiciona los tipos de interés que aplican los bancos comerciales a sus clientes. Y, esto en última instancia, se traslada al euríbor, un indicador que se calcula teniendo en cuenta el interés que cobran las principales entidades de crédito de la zona euro.

Sin embargo, ese traslado al euríbor no es inmediato. Los bancos van anticipando los movimientos del BCE y elevan sus tipos de interés en previsión a lo que creen que hará la autoridad monetaria. Por tanto, no es descabellado pensar que el anuncio que ha hecho hoy el BCE de ir más lejos en su escalada contra la inflación, acabará repercutiendo en el euríbor. En todo caso, conviene recordar que el euríbor siempre se ha mantenido algo por encima de los tipos oficiales del BCE. 

Asesores financieros y asociaciones de usuarios ya dan por hecho que 2022 cerrará con un euríbor en torno al 3%. Este porcentaje se traduce en un encarecimiento de la cuota hipotecaria que ronda el 50% para las hipotecas variables más recientes. Según los parámetros que emplea la asociación de consumidores, Asufin, la cuota de una hipoteca media (100.000 euros con un diferencial del 1% sobre el euríbor y a pagar en 25 años) en diciembre de 2021 era de 354 euros mensuales. Si ese préstamo se revisara en diciembre de este año, la cuota se elevaría a 528 euros. En todo caso, conviene recordar que las hipotecas variables con varios años de antigüedad tendrán subidas mucho más leves. Esto es así porque en el sistema hipotecario español, los intereses se pagan, sobre todo, durante los primeros años del préstamo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento