Nueva polémica en Reino Unido por un supuesto plan del Gobierno de Sunak para 'acercarse' a la UE... que el gabinete desmiente

  • La idea pasaría por una relación con Bruselas siguiendo el modelo de Suiza, pero los críticos no quieren ese pacto.
  • El primer ministro mantiene eso sí su idea de reconducir en la medida de lo posible los contactos con la Unión.
Rishi Sunak en Downing Street.
Rishi Sunak en Downing Street.
ANDY RAIN / EPa / EFE

En la política actual hay pocas relaciones más tormentosas que la que mantiene el Reino Unido con la Unión Europea. Han pasado más de seis años desde el referéndum del brexit y casi dos desde que se confirmase la salida, pero los choques han sido constantes. Londres ha tratado de alterar el acuerdo firmado por un Boris Johnson ahora caído en desgracia, y en la actualidad Rishi Sunak tiene el reto de cerrar heridas. Son tantos sus frentes que no le interesa la beligerancia con la Unión, pero al mismo tiempo ha sumado una nueva polémica al respecto: hace días saltó la noticia de que el Gobierno británico preparaba supuestamente un plan 'a la suiza'.

La idea sería encarar la relación con la UE desde una especie de neutralidad -aunque no estratégica- y al mismo tiempo alcanzar numerosos acuerdos económicos y políticos con Bruselas. Pero tal ha sido la polémica que el propio primer ministro y miembros destacados de su gabinete han tenido que salir a desmentirlo. Entre ellos, el ministro de Economía -y número dos a efectos prácticos de Sunak- Jeremy Hunt: "Nunca ha sido nuestro plan".

En totoal, la Unión y Suiza han firmado más de ciento veinte acuerdos bilaterales, incluidos un acuerdo de libre comercio en 1972 y dos grandes paquetes de acuerdos bilaterales sectoriales mediante los cuales una parte importante de la legislación suiza se adaptó a la de la Unión en el momento de la firma.  El primer paquete de acuerdos sectoriales (a los que se conoce como Acuerdos bilaterales I) fue suscrito en 1999 para su entrada en vigor en 2002. 

Estos siete acuerdos abarcan los aspectos relacionados con la libre circulación y la apertura recíproca de los mercados. En 2004 se firmó otro paquete de acuerdos sectoriales (Acuerdos bilaterales II), que entró en vigor gradualmente durante el período 2005-2009. Estos acuerdos tienen que ver fundamentalmente con el refuerzo de la cooperación económica y la ampliación de la cooperación a los ámbitos del asilo y la libre circulación dentro del espacio Schengen.

El Reino Unido, no obstante, no quiere ese modelo. O al menos el gabinete de Sunak niega que esa sea la intención. "No apoyamos, no contemplaríamos, yo no apoyo, nunca he contemplado, ningún acuerdo que signifique que no estamos negociando o decidiendo las regulaciones que queremos como iguales soberanos, pagando dinero innecesario a la UE, o incluso comprometiendo la libertad de movimiento", sostuvo un Hunt bastante rotundo, que además pidió a sus compañeros de partido "que los hechos hablen más que las palabras".

"Voté por el brexit, creo en el brexit"

En este asunto el primer ministro tiene que hacer frente al ala más derechizada del Ejecutivo y del partido conservador, formada por los más firmes defensores del divorcio de la UE. Así, Sunak necesitó tranquilizarles. "Voté por el brexit y creo en el brexit", aseguró el inquilino de Downing Street. Con todo, se trata de un tema que está lejos de cerrarse pese a la buena voluntad del premier para suavizar las relaciones con Bruselas. 

La batería de acuerdos de la UE con Suiza tiene historia y muchos años de trabajo detrás. Pero con el Reino Unido la situación es bien diferente. Londres aún tiene varios frentes abiertos por Bruselas, entre ellos el acuerdo sobre la relación futura con Gibraltar y, especialmente, la aplicación del protocolo de Irlanda del Norte, un mecanismo creado ex profeso para mantener a los norirlandeses dentro del mercado común y evitar así una frontera dura en el Úlster. El Gobierno británico ha amenazado con impugnarlo por introducir trabas al comercio dentro de Reino Unido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento