¿Lula o Bolsonaro? Lo que dicen las encuestas en Brasil a pocas horas de las presidenciales

El expresidente brasileño y candidato a la presidencia de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva, y el actual presidente y candidato a la reelección, Jair Bolsonaro.
Lula da Silva y Jair Bolsonaro.
SEBASTIÃO MOREIRA - ANDRÉ COELHO / EFE

¿Vuelve Lula o resiste Bolsonaro? Los brasileños están llamados este domingo 2 de octubre a las urnas para escoger a sus representantes en el Parlamento y, lo que es más importante, para elegir un nuevo presidente (es la primera vuelta). Es el duelo entre el actual presidente, Jair Bolsonaro, y el exmandatario, Luiz Inácio Lula da Silva.

Si de la encuestas nos fiamos, no hay duda: Lula volverá a dirigir Brasil. Las publicadas hace un mes y hace una semana dicen lo mismo y sitúan al expresidente con diez puntos de ventaja y cerca de conseguir el 50% de los sufragios.

El lunes se publicó un sondeo realizado por el instituto demoscópico Ipec. El líder del Partido de los Trabajadores (PT) lograría en la primera vuelta el 48% de los votos, un punto más que hace una semana. Bolsonaro quedaría con el 31%.

Todas las encuestas sitúan a Lula con 10 puntos de ventaja y cerca de conseguir el 50% de los votos

Otra encuesta de esta semana, la de BTG Pactual-FSB Pesquisa, también da a Lula el 48% de los apoyos, pero mejora las expectativas de Bolsonaro, que alcanzaría el 37%. Según este sondeo, en la posterior segunda vuelta, el candidato izquierdista se impondría por 52% frente al 40% del actual presidente.

La última encuesta, publicada este miércoles por PoderData, insiste en señalar la victoria de Lula. Se haría con el 48% de las papeletas, frente a un 38% de Bolsonaro.

Hay más candidatos, pero sin posibilidades reales de ganar. Según este sondeo, en tercer lugar quedaría el exministro Ciro Gomes (6%), seguido por la senadora Simone Tebet (5%), mientras que Felipe D'Avila y Soraya Thronicke alcanzarían sólo el 1% cada uno.

La mitad más uno para evitar la segunda vuelta

Las elecciones tienen siempre lugar el primer domingo de octubre y, en caso de que sea necesaria una segunda vuelta, ésta tendrá lugar el último domingo de mes (el día 30 en este caso).

Este sistema a doble vuelta se contempla únicamente para las elecciones a gobernador y presidente. En caso de que ningún aspirante obtenga la mitad más uno de los sufragios válidos en la primera ronda, la norma obliga a elegir entre los dos candidatos con más votos.

En la primera vuelta se eligen además a los 513 miembros de la Cámara de Diputados y 27 de los 81 escaños del Senado

En la primera vuelta, los más de 150 millones de brasileños con derecho a voto deberán elegir a los 513 miembros de la Cámara de Diputados y 27 de los 81 escaños que conforman el Senado. Además, están en juego el control de los 27 territorios que conforman Brasil, tanto a nivel de órganos legislativos como de gobernadores.

En Brasil el voto es obligatorio para todos los ciudadanos alfabetizados mayores de edad y con plenas capacidades legales, siendo opcional para las personas de entre 16 y 18 años y para quienes tienen más de 70.

La Iglesia evangélica, la última carta de Bolsonaro

Cuenta Los Angeles Times que para darle la vuelta a los sondeos "Bolsonaro se juega la carta religiosa". En 2018, la Iglesia evangélica le ayudó mucho a llegar a la presidencia. De hecho, a la hora de repartir cargos, Bolsonaro eligió a muchas figuras evangélicas.

En redes y púlpitos, los partidarios de Bolsonaro lanzan el bulo de que Lula cerrará las iglesias cristianas si gana

"Bolsonaro libra una batalla a todo o nada y trata de asegurarse el crucial voto de los evangélicos, apelando incluso a la primera dama, de cara a los comicios del 2 de octubre", escribe el diario angelino. Y ese voto es fundamental porque casi un tercio de la población de Brasil se dice evangélica.

Y el juego sucio en las redes

Influyentes políticos y pastores evangélicos están lanzando el bulo entre sus partidarios, a través de Facebook y los púlpitos, de que Lula cerrará las iglesias cristianas si gana. Los usuarios dan un "me gusta", comparten y comentan las publicaciones, explica el periódico norteamericano.

Según Marie Santini, coordinadora de NetLab, un centro de estudios de la Universidad Federal de Río de Janeiro, todo parece ser una táctica concertada y pensada para alejar a los votantes evangélicos de Lula. "Quieren convertir esta elección en una guerra religiosa", opina.

Quieren convertir esta elección en una guerra religiosa"

Las redes y sus bulos trabajan a favor de Bolsonaro. Según la empresa de medición de audiencias SimilarWeb, las páginas "bolsonaristas", cuyos enlaces se comparten masivamente en grupos de WhatsApp y Telegram, recibieron 48,2 millones de visitas en julio, mucho más que la suma de las webs de periodismo profesional y los dominios considerados de izquierdas.

Como cuenta el diario Folha de Sao Paulo, muchos de estos sitios se presentan como vehículos periodísticos imparciales, pero publican desinformación y propaganda electoral. "Muchos son propaganda disfrazada de periodismo. La gente no se da cuenta, lo que aumenta el grado de persuasión y manipulación", asegura Santini.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento