Rebeca Marín  Periodista y escritora
OPINIÓN

Una de cal y otra de arena, nena

Liz Truss
Liz Truss
EFE

Con la vuelta al cole llega la normalidad y la rutina, pero también el aburrimiento y las obligaciones. Pues eso, que la vida es una de cal y otra de arena, sin tener muy claro cuál es la buena, porque como la vida, a veces, también cambia. Y así ha sido, que hemos vivido unos meses de cal y de arena continuos.

Por un lado, Liz Truss será la tercera primera ministra mujer de la historia del Reino Unido. Una buena noticia viniendo de Boris Johnson, que ha tenido que errar muchas veces para ser cuestionado. Unos son adalides del alcohol montando fiestas, y otras –como la ministra de Finlandia– son humilladas públicamente por tomar unas copas en su tiempo libre, una de cal y otra de arena.

También hemos sabido que el derecho al aborto se amplía en España, pero al mismo tiempo, en EE UU siguen con su recién estrenada ley que recorta este derecho de todas las mujeres. Un poquito más de arena y cal al mortero. Y si hablamos de otro de los temazos del verano, además del de Rosalía, han sido los bajos índices de natalidad. Muchos piensan que la razón es el egoísmo de las mujeres, únicamente centradas en su ambición profesional, pero para eso ya está Hungría echando arena, con una ley que prohíbe que accedan a puestos altos para así repoblar el mundo de mano de obra barata.

La cal, esta vez, la pone España, donde se ha aprobado una ley que asegura el paro de las empleadas del hogar. El refrán dice que «una de cal y otra de arena hacen la mezcla buena», pero con esta argamasa veraniega es difícil construir un futuro mejor, por lo menos en la Tierra. Quizá en 2025 cuando nos dejen subir a la Luna, la colonicemos y quién dice que no construyamos algo sólido allí, pero con otra mezcla.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento