Rusia ejecuta su amenaza y cierra el grifo de gas a Europa por "una fuga" que no necesita cortes

La torre empresarial Lakhta Center, sede de la corporación energética rusa Gazprom, en San Petersburgo.
La torre empresarial Lakhta Center, sede de la corporación energética rusa Gazprom, en San Petersburgo.
EFE / EPA / ANATOLY MALTSEV

El consorcio gasístico ruso Gazprom ha ejecutado este sábado el anuncio de la víspera de que suspenderá hasta nuevo aviso por una fuga el tránsito de gas a Europa a través del gasoducto Nord Stream, según los datos de la empresa gestora de la infraestructura.

De esta manera, Gazprom, que controla el gasoducto que conecta Rusia con Alemania por debajo del mar Báltico, ha hecho realidad su anuncio de este viernes de que cortará completamente el tránsito de gas a través de Nord Stream debido a una fuga de aceite encontrada en una turbina durante las labores de mantenimiento de una unidad compresora, la única que estaba aún en funcionamiento.

La gasística rusa había prometido antes de parar el gasoducto durante tres días para esas tareas reanudar el suministro a Europa este sábado a las 4.00 hora de Moscú (las 2.00 hora peninsular española) a los niveles previos, es decir, al 20% de su capacidad o 33 millones de metros cúbicos diarios, algo que no ha hecho alegando que la fuga de aceite no garantiza la explotación segura.

A la vez, aseguró, la eliminación completa de las fugas de aceite en las turbinas "solo es posible" en un taller especializado en referencia al suministrador alemán Siemens.

La empresa germana, sin embargo, ha recalcado que no hay motivos técnicos para parar el gasoducto, pues normalmente este tipo de fugas no afectan a la operatividad de una turbina y pueden ser selladas in situ como parte de un proceso rutinario.

Tampoco la Unión Europea (UE) se cree la razón del corte de gas, calificándola de "falacia".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento