Carlos Santos  Periodista

Al sur de la OTAN

Subsaharianos tendidos en el suelo en un vídeo de la AMDH de Nador.
Subsaharianos tendidos en el suelo en un vídeo de la AMDH de Nador.
AMDH-NADOR

Al sur de la OTAN hay algo más que un flanco, ese famoso "flanco sur" del que tanto hablan estos días. Al sur de la OTAN se disputan el control de territorios, fuentes de energía y materias primas las grandes potencias que, como vamos viendo tras la invasión de Ucrania, están ensayando un nuevo reparto del mundo.

Al sur de la OTAN, que es el sur de España y de la Unión Europea, viven 1.400 millones de personas de las que algunas se juegan la vida para buscar una vida mejor en el norte. Sus familias se gastan lo que no tienen para que intente cruzar la frontera el más preparado, el que se defiende en otros idiomas, el que tiene mas posibilidades de salir adelante.

Solo unos pocos consiguen pasar la frontera. Muchos mueren en el mar y otros de mala manera, frente a una valla, como hemos visto en Nador. Insólitas las explicaciones del presidente Sánchez, versión 2.0 del "había un problema y se ha solucionado" que empleó el presidente Aznar cuando en 1996 devolvió en un avión, drogados y esposados, a 103 africanos que habían usado esa misma vía de acceso.

Aparte de repasar la respuesta que la izquierda dio entonces a Aznar, Sánchez debería bajarse del pedestal de líder del mundo mundial en el que vive últimamente, revisar sus propias convicciones, incluida la bondad de sus flamantes acuerdos con Marruecos, y despejar las dudas sobre el alcance de esos acuerdos en materia de seguridad fronteriza.

Los muertos que están enterrando con prisas en Nador no son solo un número: son personas, con nombres y apellidos. Y en la relación de culpables el primer lugar no lo ocupan las mafias sino la desigualdad y la miseria, las reinas al sur de la OTAN con las que la OTAN ni siquiera se plantea combatir.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento