Los profesionales suspenden a la economía de la Comunitat Valenciana y creen que irá a peor

  • Los economistas apuntan a la inflación y los combustibles como los factores que más lastran la recuperación.
  • Tras el repunte de la salida de la pandemia, dan un 4,89 a la economía valenciana y un 4,58 a la española.
Los responsables de los colegios de Economistas, en la presentación del informe.
Los responsables de los Colegios de Economistas, en la presentación del informe.

La economía valenciana se estanca en el suspenso, con una nota de 4,89 sobre 10, ante sus dos mayores amenazas a corto plazo: la inflación y el precio desbocado de los combustibles, que encarecen las materias primas y afectan a la demanda, lo cual acaba lastrando la recuperación iniciada tras la pandemia de la Covid-19. Esta es la principal conclusión de la edición de junio de 2022 de la encuesta Los economistas opinan, que cada seis meses elabora el Consejo de Colegios de Economistas de la Comunitat Valenciana para pulsar la opinión de estos profesionales sobre la situación económica, y que ha contado con la participación de 638 colegiados.

La encuesta, realizada entre el 9 y el 26 de mayo, ha sido presentada este martes por el presidente del Consejo de Colegios de Economistas de la Comunitat Valenciana y decano del Colegio de Valencia, Juan José Enríquez; el decano de Castellón, Jaime Querol, y su homólogo del Colegio de Economistas de Alicante, Francisco Menargues.

Los resultados dejan patente, según ha destacado Querol, que si bien hace seis meses se apreciaba "cierto optimismo" entre los expertos a raíz de la salida de la pandemia, "los sucesos en el ámbito internacional" y en especial la inflación "han hecho cambiar la opinión del colectivo", han despertado "cierta desconfianza" y dejan un escenario "frágil" con "mucha incertidumbre". De este modo, la evolución positiva que se observaba desde diciembre de 2020 se ha truncado en esta encuesta, en la que la Comunitat Valenciana mantiene su suspenso y España se sitúa peor que hace seis meses.

En concreto, según apunta Francisco Menargues, en la valoración del 1 al 10 de la situación de la economía valenciana y española, "se aprecia una ligera mejoría de la valoración de la economía valenciana", que pasa de un 4,86 a un 4,89, pero un "empeoramiento" en la española, que recibe un 4,79 cuando hace seis meses la calificaban con un 4,58. Tradicionalmente, la economía española siempre ha estado mejor valorada que la de la Comunitat, pero esta tendencia se ha dado la vuelta desde 2020.

El 49,84% de los encuestados creen que la situación de la Comunitat ha empeorado en el último año (frente a un 46,82% en junio del año pasado); el 23% cree que está igual y el 26,03% cree que está mejor, frente a un 35,87% hace un año.

El informe pone de relevancia el "alto impacto" que han tenido los acontecimientos de índole internacional sobre la economía de España y de la Comunitat Valenciana, que estaban empezando a remontar tras la pandemia. Al analizar los problemas que lastran la recuperación económica, la inadecuada dimensión empresarial valenciana (38,58%), el déficit de infraestructuras y comunicaciones (36,61%) y los costes laborales (31,18%) siguen siendo una constante en las últimas encuestas. Sin embargo, factores como la inflación, con un 67,09%, y el precio del combustible, con un 53,07%, ganan terreno y experimentan un elevado crecimiento, lo que muestra una creciente preocupación por dos parcelas que hasta ahora se habían mantenido constantes.

La situación económica de los encuestados refleja un cierto empeoramiento respecto a encuestas anteriores con un 23,24% que se consideran en mejor situación que hace seis meses frente a un 30,27 % que se considera en peor situación.

Previsiones para el próximo semestre

La previsión de la situación económica a seis meses según los colegiados encuestados de las tres provincias se queda en suspenso: concretamente un 4,85, una cifra que está incluso por debajo de la de diciembre de 2021 que se situaba en 4,94 y la de junio de 2021 que aprobaba con un 5,39. Todo ello denota una percepción cuanto menos pesimista. De hecho, las previsiones a nivel nacional van no sólo en la misma línea negativa, sino que además las cifras son peores que las autonómicas. De hecho, en junio de 2022 la nota media es de 4,4, frente al 5,20 de hace un año.

Respecto a la situación laboral, para prácticamente todos los sectores está igual. De hecho, los que consideran que la situación está más estática son los profesionales de ejercicio libre y cuenta propia con un 49% y los asalariados del sector público con un 50%. Los que consideran en mayor medida que la situación ha mejorado, son los trabajadores de una sociedad profesional con un 32%, los que realizan un ejercicio libre por cuenta ajena con un 31% y los empresarios, también con un 31%.

Factores externos

En esta encuesta, además, se han abordado problemas concretos como el incremento del coste de la luz, la crisis energética y la de aprovisionamiento, el conflicto bélico entre Ucrania y Rusia, y la Inflación. Aunque son muchos los factores que, a juicio de los encuestados, han determinado el incremento del precio de la luz, la que se presenta como la principal causa de esta situación es la fuerte dependencia de los países productores, seguida del incremento de los costes regulados y el algoritmo Euphemia implantado por la Unión Europea para determinar el precio de la luz.

Por su parte, el coste de la energía se ha multiplicado por 8 en solo un año, lo que está afectando gravemente a todos los sectores productivos, de hecho, el sector que más se está viendo afectado por esta situación es la industria (4,46), seguido por la agricultura (3,67), el comercio (3,63), construcción (3,61), servicios (3,41) y turismo (3, 2).

La guerra entre Ucrania y Rusia ha afectado a la economía española y valenciana principalmente a la recepción de materias primas y productos agrícolas, lo que se ha traducido en un notable aumento de los precios, la escalada del coste de la gasolina y por ende, se ha producido un importante freno en las importaciones y exportaciones. Todo ello ha confluido en una crisis de aprovisionamiento que ha puesto de relevancia el hecho de que existe una gran dependencia de otros países, no sólo a nivel energético, sino también de materias primas, lo que sitúa a España y la Comunitat Valenciana en una posición débil frente a otras economías.

La inflación ha registrado este 2022 la tasa más alta desde 1985 y todavía sigue en ascenso, aunque no hay una causa que despunte de manera definitiva respecto a las otras. De hecho, el grueso de los colegiados han considerado, con una valoración de 3,2, que las causas que la están motivando principalmente son la crisis de la energía y la prolongación de la guerra de Ucrania-Rusia, es decir, que responde a factores externos a España. No obstante, en esta respuesta también está implícito el hecho de que esta tendencia se va a consolidar en los precios de la mayoría de bienes y servicios.

La renta per cápita crece un 60% desde 1982

La renta per cápita de la Comunitat Valenciana ha crecido un 60% desde la aprobación del Estatuto de Autonomía de 1982, pero durante este periodo se ha alejado de la media española y europea. Así lo refleja un informe del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie), presentado en la sesión inaugural del V Congreso de Economía Valenciana, que se celebrará entre junio y noviembre en Alicante.

El documento, según ha detallado el director del organismo, Francisco Pérez, expone que las mejoras de productividad y salarios han sido inferiores a las de otras regiones, por lo que, a pesar de los progresos, la economía valenciana ha divergido de otros territorios más prósperos y el PIB per cápita está 12 puntos por debajo de la media nacional, cuando en 1982 se situaba en la media.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento