Rusia entra en suspensión de pagos por primera vez en 100 años aunque el Kremlin lo niega y acusa del retraso a las sanciones

Vladímir Putin.
Vladímir Putin.
EP

Por primera vez en más de cien años, los pagos de los bonos extranjeros que debe Rusia no se han recibido a tiempo, en lo que podría ser una de las primeras grandes consecuencias económicas de las sanciones al Kremlin por haber invadido Ucrania. O así lo afirma la agencia estadounidense Bloomberg, que afirma que Rusia ha incurrido por primera vez desde 1918 en una suspensión de pagos, tras haber superado los 30 días de gracia. El Gobierno ruso, por su parte, ha negado que esto haya ocurrido y asegura que ha pagado a tiempo los intereses de dos eurobonos, por lo que el hecho de que los fondos no llegaran a los inversores es culpa de Occidente y de sus sanciones contra el país.

"Estas afirmaciones sobre una suspensión de pago no tienen ningún fundamento legal", señaló hoy el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov. Rusia dice haber realizado el pago en moneda extranjera en mayo, pero que si esos fondos son retenidos y no entregados a los destinatarios "ya no es su problema". El Ministerio de Finanzas explicó que el 20 de mayo ingresó a la Depositaria Nacional de Liquidación (NSD) 71,25 millones de dólares por los bonos de 2026 y 26,5 millones de euros por los de 2036.

La NSD transfirió el 24 de mayo el pago en dólares y al día siguiente el de los cupones en euros a intermediarios financieros internacionales como Euroclear, que ejecuta y garantiza las transferencias a los acreedores. "Por lo tanto, las obligaciones de servicio de los bonos del Gobierno de la Federación Rusa fueron cumplidas por el Ministerio de Finanzas de Rusia en su totalidad de acuerdo con la documentación de emisión para las emisiones de eurobonos", indicó hoy el departamento que dirige Antón Siluánov.

El Kremlin asegura que sí tiene dinero para pagar sus deudas, pero que son las sanciones las que han congelado sus reservas de divisas en el extranjero. Hace unos días, Siluanov dijo que "Estados Unidos y la Unión Europea han creado obstáculos artificiales para impedir que Rusia pueda hacer frente al servicio de su deuda soberana con el fin de ponerle la etiqueta de impago".

Esto no es la primera vez que ocurre, ya en 1998 el Gobierno de Boris Yeltsin sufrió un impago por unos 40.000 millones de dólares, pero fue en deuda nacional. El Gobierno tuvo que declarar no obstante una moratoria sobre el pago de la deuda externa.

Las agencias de calificación de riesgo internacionales ya no emiten informes sobre la deuda rusa por las sanciones occidentales impuestas a Rusia, por lo que una declaración formal de impago la debe efectuar el 25% o más de los tenedores de eurobonos afectados. A pesar de esto, la propia agencia estadounidense reconoce que una declaración de impago de Rusia tiene un carácter "simbólico".

"La Federación Rusa no se niega a cumplir con sus obligaciones de deuda con los inversores", recalcó Finanzas, por lo que el presidente de Rusia, Vladímir Putin, firmó el día 22 un decreto para pagar en rublos los intereses y el principal de los eurobonos a los acreedores extranjeros, que deben abrir una cuenta especial en un banco ruso y pueden luego cambiar a divisas el dinero. El mercado aún no se ha pronunciado sobre si este esquema de pago supondrá otro impago.

Rusia, que está siendo aislada en el sistema financiero internacional (sobre todo con países occidentales), afirma que en la documentación de emisión de los dos eurobonos un acto de impago es descrita como la "falta de pago" por parte del deudor, pero que "el pago se realizó por adelantado".

Moscú por ello consideró "apropiado" que los tenedores de los dos eurobonos reclamen directamente ante los intermediarios financieros. "No hay ninguna base para llamar a esta situación un impago", recalcó Peskov.

El problema para Rusia no sólo se agravó por la expiración de la licencia de EE UU, sino también porque Euroclear y Clearstream dejaron de aceptar los activos de la Depositaria Nacional de Liquidación de Rusia (NSD, por su siglas en inglés), según Moscú. Una NSD que está sancionada desde principios de junio por la Unión Europea.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento