El doctor Pedro Cavadas, que ha realizado el primer trasplante de cara en España, ha ofrecido una rueda de prensa tras la pionera y compleja operación que se llevó a cabo el pasado martes en el hospital La Fe de Valencia.

Se ha violado la intimidad del donate, algo que es sagradoCavadas ha comenzado su intervención recordando que "se ha violado la intimidad del donate", algo que es "sagrado". "No sé a quién hay que reñir", pero esto no beneficia a nadie y perjudica a la familia de quien ha perdido a un ser querido.

Se refería el cirujano a que ha trascendido que el donante es un hombre de 35 años que falleció en accidente de tráfico.

Tras este mensaje de atención a los medios de comunicación, el doctor Cavadas ha expliacado que el paciente que había perdido toda la parte inferior de la cara (labio inferior, lengua, mandíbula...) y que recibió el trasplante de cara está evolucionando "muy, muy bien". "Hay que ser cautos y esperar, pero es mucho más probable que vaya bien a que no vaya bien", ha dicho.

Podrá volver a hablar y recuperar el sentido del gustoEl doctor ha explicado que "es la primera vez en el mundo" que en un trasplante de cara se hace junto a lengua y mandíbula. El paciente llegó a la operación de cara tras sufrir complicaciones en una radioterapia a la que se sometió por una enfermedad maligna hace once años.

Cavadas estima que el paciente podrá volver a hablar y recuperar el sentido del gusto en unos meses, y que, si todo va bien, será dado de alta en una semana o diez días. El paciente ya se ha visto en el espejo y está "encantado" ya que  "vuelve a tener el rostro de un ser humano", ha explicado.

La operación realizada en el hospital La Fe de Valencia es la primera de estas características en España, pero ya hay otros dos pacientes a la espera de un trasplante de cara en el Virgen del Rocío de Sevilla y en el Vall d'Hebrón de Barcelona.

La polémica

Al indudable éxito que supone realizar esta operación hay que añadirle una sombra, la polémica por la divulgación de algunos datos sobre el donante. Tanto el Ministerio de Sanidad como la Conselleria del ramo valenciana divulgaron que el donante era un hombre de 35 años fallecido en accidente de tráfico.

La Organización Nacional de Trasplantes recuerda que la revelación de datos que permitan por sí solos identificar a los donantes está expresamente prohibida por la ley. Sin embargo, la Agencia de Protección de Datos ha señalado que las personas fallecidas "están excluidas" de la Ley de Protección de Datos,