Entrevista | Sharonne, ganadora de 'Drag Race España': "Esta victoria es un logro personal, porque me he dedicado a esto toda la vida"

Sharonne, ganadora de 'Drag Race España 2'.
Sharonne, ganadora de 'Drag Race España 2'.
ATRESMEDIA

Doce reinas estaban frente a los espectadores en el primer programa, doce concursantes que compitieron a vida o muerte por la corona y el cetro que las proclamaría como la mejor travesti de España. Y finalmente ha sido Sharonne quien, tras una aplaudida trayectoria en la segunda temporada de Drag Race España, se ha hecho con la victoria.

Después de una final a cuatro, en la que compitió con Marina, Estrella Xtravaganza y Venedita Von Däsh, el jurado proclamó a la catalana como ganadora de esta edición, y recibió la corona de la su antecesora, Carmen Farala.

Pero su desarrollo y la gran cantidad de alabanzas que fue recibiendo, además de la asombrosa voz que demostró, no solo fue su tónica habitual durante las distintas entregas del programa de Atresplayer Premium, sino también durante los 28 años que lleva siendo artista.

Sharonne, ganadora de 'Drag Race España 2'.

Cristóbal Garrido

  • Sabadell, 1 de junio de 1976 (46 años)
Sharonne ('alter ego' de Cristóbal Garrido) suma su título de mejor 'drag queen' a su larga carrera como artista. Empezó a los 18 años en TVE y, en estos 28 años, ha pasado por televisión, con 'Tu cara no me suena todavía'; o por los escenarios, con 'The Hole' y su propio espectáculo, 'The Big Star Show'. Pero esta victoria ya le depara nuevos proyectos profesionales, entre los que se incluyen el próximo 'Reinas al rescate' (Atresplayer Premium') o el Gran Hotel de las Reinas (gira de 'Drag Race España').

¿Cómo se ha tomado su familia la victoria?Pues hablé con mis hermanas y con mi chico, con mi madre tengo que hablar aún, pero tengo vídeo de la reacción de todos. Pusieron el móvil y dijeron: 'Vamos a grabar por lo que pueda pasar. Y, si tenemos suerte y gana, pues así le enviamos el vídeo'. O sea, que lo primero que hice cuando llegué a casa después de ganar fue verlo. Y llorar mucho.

Supongo que estarían muy emocionados.Mi hermana mayor estaba desquiciada totalmente. Es más, mi madre le decía que se calmara, que le iba a dar algo. Tiene 61 años, entonces le pedían que se tranquilizase, que estaba como loca. Es que yo soy el pequeño, entonces han vivido cómo me he dedicado toda la vida al teatro, a la música... Saben que esta profesión es muy complicada, es muy difícil conseguir pequeños o grandes logros, y ellas de alguna manera han vivido todas las épocas que he pasado. Entonces esto es una alegría muy grande.

Durante los programas, estuvo varias veces entre las mejores y ninguna entre las peores, ¿sentía que podía ganar?No las tenías todas conmigo porque, cuando grabamos, estamos aisladas. No tenemos ningún tipo de información del exterior de cómo pueda sentar lo que estamos haciendo, porque no es un programa en directo en el que cada semana conozcamos un poco lo que se cuece en las redes. Siempre teníamos esas dudas. Todas las que más o menos teníamos la suerte de hacer las cosas de una manera que le gustaba al jurado y podíamos ir quedando en el top y salvándonos, sí teníamos la duda de por dónde iba a ir la cosa. Porque al fin y al cabo es un programa que tiene muchos giros. Un día haces una cosa maravillosa y al siguiente la cagas.

Aun así, ha sido una de las mejor valoradas en el programa.Yo me sentía muy cómoda en todo lo que eran los retos de interpretación, de bailar, de cantar, porque es una cosa que yo he hecho bastante. Me he puesto las pilas también, no te voy a engañar, porque son cosas que tampoco solía hacer mucho, y menos después de una pandemia. Pero, por ejemplo, llegaban las pruebas de creatividad con la ropa y yo no hago vestuario. Entonces yo ahí me dejaba fluir totalmente. Lo importante es estar relajada y dejarse llevar. No te sirve de nada ponerte nerviosa ahí dentro, porque eso juega en tu contra.

Ha sido una de las temporadas más seguidas y tiene el episodio mejor valorado de toda la historia del programa, ¿a qué cree que se debe?No sé qué contestarte a eso, porque nosotras, conforme íbamos siguiendo el programa, veíamos: 'El capítulo mejor valorado de todas las ediciones'. Hace poco también vi que yo tenía 'el mejor track récord internacional' por mis puntaciones. Son cosas muy locas. No sé a qué se puede deber, quizá a que seamos en este país más apasionados al hacer las cosas. Aunque también en el formato americano son muy apasionadas a la hora de discutir. No sé si aquí a la hora de hacer las cosas somos muy apasionados y eso es algo que puede atraer a la gente, algo de nuestra cultura. La verdad es que no te sé dar una respuesta concreta.

Tras 28 años en la profesión, ¿siente que su trayectoria se ha premiado con esta victoria?No, yo no necesito que alguien premie mi trayectoria, porque es totalmente desconocida. Pero a un nivel personal, para mí sí que es un logro muy bonito, porque yo me he dedicado a esto toda la vida. Yo he sido de esas personas que han estado un poco en la sombra, he trabajado de bailarín detrás de un cantante, de actor secundario en una serie, he hecho drag y he actuado en todos los bares, orgullos y todo lo que tenía que hacer. He hecho absolutamente de todo para poder vivir de lo que me gusta sin que sea una persona conocida. Entonces, para mí es muy bonito poder llegar a mucha más gente. Y es como una inyección de energía para alguien que de alguna manera se desenvuelve en un arte, que es el drag.

¿Ha sentido el apoyo del público en su paso por el programa?Sí. Además, a veces la sociedad nos machaca mucho con el tema de la edad, pero he recibido muchos mensajes de gente que se dedica al drag y que están felices de que alguien más mayor haya podido conseguir algo así, y también de gente que no se ha dedicado nunca y que, a pesar de su edad, se plantea dar el primer paso, y ahí es donde viene lo que a mí me parece más interesante. Tocar esas conciencias con este tipo de formatos es lo que me parece más bonito.

¿Cree que la profesión ha cambiado mucho en todos estos años?Muchísimo, claro. Además, es una cosa que a mí me gustaría también que forme parte de mi mensaje, porque la gente que es muy joven de pronto ve todo lo que nos rodea y lo asume de una manera muy natural. Ahora tenemos la libertad de hacerlo, de convertirlo en un formato de televisión y de crear pequeñas estrellas dentro del drag que se mueven por todo el mundo y que consiguen hacer muchas cosas y tener mucha visibilidad, pero eso hace unos cuántos años no era así. No solamente en la profesión de drag, sino dentro del colectivo LGTBIQ+: hemos estado perseguidos, encarcelados, se nos ha pegado, se nos ha hecho de todo. Y poco a poco se van estableciendo unas bases para que la gente sepa que todos merecemos los mismos derechos.

¿Qué papel cree que ha jugado Drag Race en la profesión?Este sector es muy complicado, porque siempre se le ha tenido un poquito relegado como a una segunda clase y es un arte al que no se le ha dado importancia. Y ahora empieza a tenerla. Por lo tanto, creo que estamos consiguiendo muchas cosas y, formatos como este, lógicamente, han ayudado muchísimo. O sea, que estoy feliz de pertenecer con mi edad a este programa y de haber sido la ganadora. Me parece un logro precioso y mi mensaje va a ir por ahí siempre.

Estuvo en Tu cara no me suena todavía, pero ahora que su cara sí nos suena, ¿le gustaría ir a la versión de famosos?Eso sería una puñetera maravilla. Fíjate que cuando entramos en Tu cara no me suena todavía, muchos de los concursantes tenían la idea de que, quizá, el ganador podía acceder a Tu cara me suena, que era un poco la meta de todos. Más allá del premio y del programa, la competición iba más por las ganas de poder entrar en el otro formato. Fíjate qué tontería, porque ya estabas en el mismo, pero de anónimos. Y se quedó ahí la cosa. Para mí es un recuerdo muy chulo, porque conocí gente con la que sigo teniendo relación a día de hoy. Pero Tu cara me suena es uno de los programas que más me gusta, me parece muy blanco, de buen rollo, es muy divertido y sigue triunfando. Me encantaría estar allí. A mí me encanta la televisión, yo he ido haciendo televisión en muchos momentos de mi vida, de una manera u otra, ya sea trabajando en ella o como concursante. Es algo que me gusta.

Y ahora seguirá con Reinas al rescate, ¿cómo será este formato?Pues creo que es un programa muy completo porque, lógicamente, van a encontrar risas y van a encontrar emociones que van a tocar seguramente muy dentro a muchas personas. Pero, más allá de eso, hay una puesta en escena de un equipo que está detrás y que trabaja mucho en ello a todos los niveles. Está rodado con una estética muy cuidada que va a convertir cada episodio en una pieza única y va a ser todo muy bonito. Son capítulos que no tienen ninguna continuidad, van a ser como pequeñas películas de las que a mí me gustan, de las que empiezas riéndote y, no sabes cómo, acabas superemocionada. Esas son las pelis que me gustan, como, por ejemplo, La boda de Muriel: empieza siendo una película petarda y hay un momento que da un giro y te da una lección al final que acabas llorando de felicidad. Ese tipo de películas son las que me gustan, y yo creo que esto va a tener mucho de eso. Empezará divertido, conocerás historias y conectarás con esas historias para acabar emocionado.

Además de Reinas al rescate, ¿qué más hay en el futuro para Sharonne?Pues no sé lo. Lo que venga, bueno será. Yo estoy abierta al futuro y al cosmos. Ahora, hasta fin de año, tenemos la gira [el Gran Hotel de las Reinas]. Nos tenemos que concentrar en eso porque estamos con los ensayos y después vamos a estar girando por toda España, así que invitamos a todo el mundo a que venga, porque lo que estamos preparando no se lo imaginan. Y Reinas al rescate, que tenemos muchísimas ganas de verlo. Ya hemos quedado todas para pedir pizzas, ponernos gordas y ver el estreno del programa, porque yo creo que va a ser un acontecimiento. Estamos como locas, en especial Estrella Xtravaganza y yo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento