El Primavera Sound vuelve tras la pandemia y celebra su 20 aniversario con 500 artistas

Primavera Sound 2019.
Primavera Sound 2019.
EUROPA PRESS

El Primavera Sound vuelve este jueves al recinto del Fòrum de Barcelona, tras un parón de dos años por la pandemia con una jornada de aires nostálgicos, en la que aterrizan Tame Impala, unos viejos conocidos de la esperada cita musical, que actuarán por cuarta vez, y Pavement, un grupo clásico del indie americano.

No en vano, Primavera Sound celebra este año el veinte aniversario que no pudo conmemorar en 2020, así que era de esperar que los organizadores premiaran al público veterano, que lleva dos décadas respondiendo a su llamada, con una buena oferta de sonidos indie como los que caracterizaron al festival en sus inicios.

Ha llovido mucho desde aquellas míticas primeras ediciones del Primavera en el Poble Espanyol y el festival ha crecido exponencialmente y ha abierto el abanico de estilos musicales.

Si en 2001, año del nacimiento del Primavera, tocaron 20 bandas de pop rock, en 2022 la oferta es de 500, de las cuales 55 actuarán en esta primera jornada, entre las cuatro de la tarde y las seis de la mañana del día siguiente.

Una cincuentena de formaciones que son un buen ejemplo de la diversidad de estilos que acoge este festival de festivales, que sigue siendo apto para indies, pero también atrae a amantes de la electrónica o de los sonidos urbanos.

De hecho, el cartel original de la jornada de hoy incluía un tercer cabeza de cartel más cercano a la electrónica, Massive Attack, que anunció su anulación cuando ya todas las entradas estaban vendidas y que no ha sido sustituido.

También la banda que tenía que abrir el festival a las cuatro de la tarde, Lingua Ignota, cayó anteayer del cartel y fue remplazada a pocas horas de empezar el festival por Joan Miquel Oliver interpretando Surfiste en càmera lenta.

Si nos centramos en los grupos nacionales de hoy, la variedad es bien evidente, en una jornada en la que comparten cartel la cantautora Maria del Mar Bonet y la trapera Bad Gyal, que son como la noche al día.

En el apartado internacional, la oferta también es muy variada: la música experimental 100 Gecs comparte cartel con el garage de Blacks Lips, el rock de Black Midi, el pop de Charlie XCX, el indie rock de Cigarretes After Sex y el rap de dj Shadow.

Artistas para todos los gustos que se repartirán por los 16 escenarios montados a lo largo y ancho de los cerca de 160.000 metros cuadrados del Parc del Fòrum, con capacidad para unas 75.000 personas.

Será una primera jornada intensa y variada que, a pesar de todo, probablemente sea el día más flojo de las seis jornadas en el Fòrum de este Primavera Sound ampliado, que se prolonga a lo largo de dos fines de semana por primeva vez en su historia.

"Queremos recuperar el tiempo perdido y este va a ser el Primavera Sound más ambicioso de nuestra historia", ha dicho a Efe el portavoz del festival, Joan Pons.

Durante este macrofestival, convertido en esta edición en el más multitudinario de España, superando al Arenal Sound, actuarán artistas como Gorillaz, Nick Cave, Dua Lipa, Lorde, Beck, The Strokes, The National o Tyler, The Creator, entre muchos otros.

Los días fuertes serán el primer y segundo fin de semana de junio, durante los que la actividad se centrará en el Fòrum, con 350 bandas que actuarán para medio millón de asistentes, el doble de la última edición prepandemia.

Pero entre semana también habrá mucha música en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) y las catorce salas de Barcelona implicadas en el Primavera Ciudad, en las que actuarán más de 130 grupos, una cifra muy superior a los 25 de 2019.

"Es un crecimiento natural que responde a la demanda de la gente, como demuestra el hecho de que se agotaran todas las entradas en poco más de una semana", ha afirmado Pons.

De momento, ya han calculado que el Primavera Sound tendrá un impacto económico en la ciudad y sus alrededores de 300 millones de euros y dará trabajo directo o indirecto a unas 7.000 personas.

El objetivo del festival es consolidar este modelo de 12 días, pero el Ayuntamiento de Barcelona se resiste a confirmar que se pueda alargar más allá de 2023, por lo que los directores del evento ya han anunciado una segunda sede en Madrid para el año que viene, que les permita seguir creciendo sin cortapisas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento