Barcelona reduce un 60% la población de palomas en las zonas en las que han administrado tratamiento anticonceptivo

  • El consistorio trabaja para disuadir a los ciudadanos que son 'grandes alimentadores'.
Turistas interactúan con las palomas de la Plaza Catalunya de Barcelona.
Turistas interactúan con las palomas de la Plaza Catalunya de Barcelona.
Ethan López / ACN

El Ayuntamiento de Barcelona ha reducido en un 60% la población de palomas en las zonas en las que se ha administrado tratamiento con pienso anticonceptivo. El sistema implantado consiste en administrar maíz recubierto de nicarbacina, un fármaco veterinario anticonceptivo. 

Al inicio del tratamiento, en 2017, en estas zonas había 3.801 ejemplares; en 2021 eran 1.523, 2.278 menos. Con estos datos, el consistorio hace un balance positivo del control ético de la población de palomas para reducir la natalidad en las colonias sin necesidad de realizar ninguna captura. Actualmente, la ciudad tiene 44 dispensadores, que cubren 36 colonias.

El Ayuntamiento considera que la estrategia integral por un control "efectivo" de la superpoblación de palomas también requiere dificultar la nidificación y reducir "significativamente" la alimentación que les facilita la ciudadanía. La directora de Servicios de Derechos de los Animales, Carme Maté, asegura que es "clave" controlar el alimento que les proporcionan de forma voluntaria algunos ciudadanos. "Las palomas no nos necesitan, son aves que tienen una alimentación natural con los espacios verdes", explica. Además, añade que hay alimento como el pan o el pan mojado que no son sanos para estos animales.

En el área urbana de Barcelona, según los últimos censos, existen unos 103.226 ejemplares, una densidad que se estima entre 1.300 y 1.700 palomas por kilómetro cuadrado. Cuando la densidad de palomas de una ciudad supera la media de 300-400 por kilómetro cuadrado, se hace necesario establecer medidas para controlar su población.

Según datos de 2021, el consistorio ha recibido este último año hasta 1.504 quejas relacionadas con las palomas, 241 de ellas relativas a alimentadores de palomas en vía pública.

Por eso, además, del tratamiento anticonceptivo, el consistorio trabaja para disuadir a los ciudadanos que son 'grandes alimentadores' -que pueden llegar a proporcionar más de 5 kg de comida diaria- y los 'alimentadores regulares'. 

En concreto, ha impulsado un programa de formación a los informadores municipales, agentes cívicos, educadores sociales y agentes de policía de barrio de los distritos para identificarlos y conseguir que reduzcan la cantidad de alimento aportado o incluso que dejen de alimentar.

En paralelo, la otra actuación en marcha tiene le objetivo de evitar la nidificación de las palomas en, por ejemplo, los edificios en desuso, que pueden concentrar un gran número de nidos. Esto incluye actuaciones como instalar medidas que eviten el reposo de las palomas y que rebajen las molestias derivadas de su presencia, por ejemplo en espacios o equipamientos municipales. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento