Con 11 años ha logrado lo que muchos periodistas no conseguirán en toda su carrera: entrevistar al actual presidente de EE UU, Barack Obama. Gracias a la insistencia de varios jugadores de la NBA, el joven Damon Weaber ha logrado entrar en la Casa Blanca y preguntar durante nueve minutos a Obama sobre educación y baloncesto.

Enfundado en un traje que le queda demasiado grande, el joven se enfrenta a la entrevista para la televisión escolar "un poco nervioso".

Weaber empieza fuerte, preguntando sobre las próximas reformas del plan educativo. El presidente le contesta que sí, que responderá a su pregunta, pero lo hará el próximo 8 de septiembre en un discurso en televisión.

Patatas fritas y mangos

Tras hablar de algunas mejoras que necesitan las escuelas, el joven reportero pregunta sobre los menús en los colegios. Y asegura a Obama que uno compuesto por patatas fritas y mango sería perfecto, pero el presidente, en plan paternal, le explica las carencias que podría producir una dieta así.

Después de su pequeño desacuerdo, Weaber cambia de tercio y le pregunta si todavía puede hacer mates, pero el presidente le dice que no, que ya no puede por sus "viejas rodillas".

"Es alto y simpático. El presidente es una persona normal", asegura el joven tras la entrevista.