Así serán las cuatro primeras calles de la Superilla Barcelona: tendrán 31 plazoletas en los cruces y el verde se multiplicará por 12

Supermanzana
Así quedarán las nuevas plazas de la Superilla de Barcelona.
BARCELONA.CAT
Así quedarán las nuevas plazas de la Superilla de Barcelona.
AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

Ya están terminados los proyectos ejecutivos de los cuatro primeros ejes verdes de la Superilla Barcelona, el plan más ambicioso del gobierno municipal de Ada Colau para alcanzar su objetivo de hacer de la capital catalana una ciudad con menos tráfico, más peatonal y con más vegetación. Consell de Cent, Rocafort, Girona y Comte Borrell serán las calles en que se actuará en un principio, con unas obras que empezarán en junio, como ya había anunciado el Ayuntamiento, que este jueves ha dado a conocer más detalles de su transformación: contarán con 31 plazoletas en los cruces con otras vías y su superficie verde pasará del 1% al 12%, para lo que se plantarán 438 árboles.

Tras estos trabajos, desaparecerán de estos cuatro ejes los controvertidos elementos provisionales que el consistorio instaló en ellos para empezar a dar más espacio al viandante ya antes de que comenzaran. Será, pues, el adiós en estas vías al denominado urbanismo táctico, es decir, a los bloques de cemento para sentarse, las bolas de hormigón para que los niños jueguen o la pintura amarilla sobre el asfalto.

Una imagen virtual de una de las plazoletas de Rocafort.
Una imagen virtual de una de las plazoletas de Rocafort.
AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

Una vez la Superilla Barcelona esté terminada, lo que está previsto en 2030, se compondrá de 21 calles (33 kilómetros) y 21 plazas y generará 6,6 hectáreas de verde urbano y 33,4 de espacio peatonal, principalmente en el Eixample. Los primeros 58.000 m² para los viandantes se ganarán con las obras de Consell de Cent, Rocafort, Girona y Comte Borrell, que costarán 52,7 millones de euros, durarán ocho meses y acabarán en el primer trimestre de 2023.

Colau, la teniente de alcaldía de Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad, Janet Sanz, y el arquitecto jefe de la ciudad, Xavier Matilla, han presentado este jueves los proyectos ejecutivos, que se aprobarán en Comisión de Gobierno y se licitarán en los próximos días. Sobre las 31 plazoletas previstas en los cruces, han contado que cada una tendrá 1.450 m² y acerca de los 438 árboles que se plantarán, en la parte central de las calles para que puedan crecer más y ser más frondosos, han dicho que servirán para pasar de los 1.074 actuales a los 1.512. Serán de 54 especies diferentes y se excluirá el plátano para evitar alergias. También está previsto plantar 7.930 m² de especies arbustivas y vivaces.

Las calles tendrán plataforma única y su pavimento consistirá en 'panots' y granito, con lo que se eliminará por completo el asfalto. Además, con el objetivo de que sean 100% accesibles, contarán con elementos como encaminadores o indicadores acústicos en los pasos de cebra. El terreno será permeable para que pueda infiltrar el 30% del agua de la lluvia.

Asimismo, se instalarán 1.000 elementos más de mobiliario urbano, como bancos, fuentes o mesas y se pasará de una iluminación pensada sobre todo para la circulación de los vehículos a una a la medida del peatón, para lo que se instalarán farolas más bajas.

Además de las 31 plazoletas, se construirán cuatro plazas de unos 2.000 metros cuadrados en los cruces de Consell de Cent con Girona, Comte Borrell, Enric Granados y Rocafort.

Los coches serán meros "invitados", ha dicho Sanz, que ha indicado que solo se admitirá la circulación de vehículos privados a motor -fundamentalmente de vecinos, servicios y emergencias- a 10 kilómetros por hora como máximo. Además, tendrán que girar obligatoriamente en cada esquina, sin poder entrar en el tramo siguiente del eje verde.

Con la construcción de la Superilla Barcelona se espera favorecer al comercio de proximidad, pues según el consistorio, en 2018, cuando se inauguró la supermanzana del barrio de Sant Antoni, la afluencia de visitantes a la zona de compras se incrementó un 16% y se llegó así a los 64 millones. Ahora, ha apuntado el Ayuntamiento, el gasto en las tiendas de la zona es similar al de antes de la pandemia.

Colau ha subrayado que la actuación es necesaria porque el Eixample, donde están situados estos cuatro ejes, es la zona de la capital catalana con más contaminación y tráfico, lo que supone "una anomalía que hay que corregir".

Por su parte, Sanz ha recalcado la importancia de actuar en este distrito, donde viven 250.000 personas y por donde pasan diariamente 350.000 vehículos, para conseguir que Barcelona sea una ciudad saludable y sostenible, "un lugar para vivir, para trabajar y para disfrutar". Por otro lado, ha confiado en evitar la gentrificación en la zona mediante el control de actividades en los bajos comerciales y la incorporación progresiva de vivienda pública.

El arquitecto jefe de Barcelona ha apuntado que "se abre un proceso de transformación en la ciudad para que las calles no solo sean un lugar de paso, sino de estancia". También ha asegurado que el Eixample de hoy en día no es el que diseñó Ildefons Cerdà en 1860, que está "pervertido", y que con la Superilla Barcelona se pretende recuperar sus valores "vinculados a la salud, la naturaleza y la democratización del espacio público".

Objeciones del PSC

En el acto de presentación de los proyectos ejecutivos no ha estado presente ningún representante del grupo municipal del PSC, socio de gobierno de BComú. Fuentes de la formación han criticado que se deja fuera de los ejes verdes las estaciones del Bicing y no se garantiza que las plazas de aparcamiento para personas con movilidad reducida estén lo más cerca posible del espacio que ocupan actualmente.

También han señalado que "algunos giros obligatorios (para los vehículos de los vecinos) pueden generar circuitos alternativos demasiados largos y contradictorios, que pueden provocar mucho de malestar y un exceso de tráfico en las calles adyacentes".

Además, han pedido "garantizar los espacios necesarios y las franjas horarias suficientes para la carga y descarga en todos los tramos".

El PSC llevará sus objeciones a la comisión no permanente de estudio para analizar el modelo urbano que se está implementando en Barcelona, que se constituirá este viernes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento