La campaña 'Minutos de esperanza' facilitará, un año más, la comunicación telefónica de los presos en Navidad

La campaña 'Minutos de esperanza', que impulsa la Pastoral Penitenciaria de Aragón desde hace varios años, facilitará, un nuevamente, la comunicación telefónica de los internos de las cárceles de la comunidad autónoma, en Navidad.
20211130134524.jpg
20211130134524.jpg
20M EP

Así lo han explicado en rueda de prensa la Delegada de Pastoral Penitenciaria en la Archidiócesis de Zaragoza y coordinadora de la campaña 'Minutos de esperanza', Isabel Escartín, y el director de Comunicación del Arzobispado de Zaragoza, José Antonio Calvo.

Escartín ha contado que esta campaña llega a los 2.000 presos que hay en Aragón, a quienes hasta ahora se les facilitaba una tarjeta telefónica para que pudieran hablar con sus seres queridos en Navidad, ya que en las prisiones no se permiten los teléfonos móviles.

Como esas tarjetas han desaparecido se han elaborado otras desde la Pastoral Penitenciaria, a las que se ha dado un valor de cinco euros, y que se entregarán a los centros penitenciarios, que cargarán esa cuantía económica en un código del que disponen los presos para hacer llamadas de teléfono.

Escartín ha apuntado que se primará a los que no tienen recursos económicos, que representa el 30 por ciento del total, si bien el objetivo es entregar, al menos, una tarjeta a cada interno porque a todos les hace ilusión recibir un regalo en Navidad.

La campaña se ha iniciado este martes, 30 de noviembre, y se prolongará hasta 20 de diciembre. Se puede hacer la donación a través de la cuenca bancaria 'ES57 2085 0138 3303 3063 6058' y también se estudia la posibilidad de hacerlo por Bizum.

El año pasado se recaudaron 11.500 euros, con donaciones llegadas también de fuera de Aragón, y el anterior 13.000 euros, cifra que esperan superar en 2021, para agradecer la colaboración de la sociedad, "sin la que esta campaña no sería posible", ha apostillado Escartín.

VISITAS

Los días 24 y 25 de diciembre, la Pastoral Penitenciaria acudirá a celebrar la Navidad a las tres cárceles que hay en Aragón, el primer día, a las 10.00 horas, acompañados por el arzobispo de Zaragoza, monseñor Carlos Escribano, estarán en la de Daroca, y ese mismo día, a las 17.00 horas, en la de Teruel, con el obispo de Teruel y Albarracín, monseñor José Antonio Satué.

Asimismo, el 25 de diciembre, día de Navidad, a las 10.30 horas, visitarán la de Zuera, con el obispo de Barbatro-Monzón y coordinador de la Pastoral Penitenciaria en Aragón, monseñor Ángel Pérez.

La Delegada de Pastoral Penitenciaria en la Archidiócesis de Zaragoza ha explicado que gracias a esta iniciativa los internos pueden oír la voz de sus hijos, de sus padres, "de su gente" y "decir Feliz Navidad, os quiero" y saber que les quieren, "esa palabra mágica que da vida".

Ha subrayado que tras dos años "duros" a causa de la pandemia del coronavirus, "sin visitas", en 2021, van a poder recibir una felicitación y visita "y saber que la sociedad y la Iglesia no les olvidamos, no les abandonaremos".

Escartín ha precisado que poseen 24 equipos de voluntarios que trabajan en diferentes programas vinculados a la Pastoral Penitenciaria, si bien durante la pandemia no han podido acceder a las prisiones, solo lo han hecho los capellanes de las cárceles, pero sí han dado apoyo a los que, a la salida, necesitaban de un acompañamiento por carecer de arraigo, a quienes se les facilita poder vivir en un piso y se les brinda ayuda económica.

La Pastoral Penitenciaria posee, para este fin, dos pisos para hombres y uno para mujeres. La delegada ha añadido que, desde septiembre, ya han podido comenzar a trabajar de nuevo en las cárceles y ahora van iniciar todos sus programas, entre los que ha mencionado los de salud mental, habilidades sociolaborales y acompañamiento en hospitales.

Escartín ha apuntado que durante estos meses los voluntarios han mantenido correspondencia con los internos. Ha resaltado también el trabajo de los funcionarios de prisiones, que aporta "esperanza y apoyo".

ENTUSIASMO

El director de Comunicación del Arzobispado de Zaragoza, José Antonio Calvo, ha remarcado el "entusiasmo" de los voluntarios y capellanes que participan en la Pastoral Penitenciaria, que arbitra medicaciones entre los internos con sus familias, las víctimas y la sociedad.

De la campaña, ha destacado que es una muestra de la labor que se realiza durante todo el año y aporta minutos de esperanza para "curar, unir y reunir", al tiempo que supone una muestra "de amor gratuito a las personas privadas de libertad", así como una contribución "a la búsqueda de la reinserción".

A colación, ha leído unas palabras del obispo de Barbatro-Monzón y coordinador de la Pastoral Penitenciaria en Aragón, monseñor Ángel Pérez Pueyo, que iba a acudir a la rueda de prensa, pero no ha podido por el fallecimiento repentino del párroco de Altorricón.

Ha afirmado: "Regalar estos minutos emociona a los internos y no solo es una palmadita en la espalda, sino que también les hace cuestionarse su manera de vivir". El prelado también ha agradecido "la repuesta generosa e inmediata que año tras año genera esta campaña".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento