Sfumato, la técnica que usó Leonardo Da Vinci para hacer sonreír a 'La Gioconda'

<p>'La Gioconda', de Leonardo da Vinci.</p>
'La Gioconda', de Leonardo da Vinci.
Musée du Louvre, Paris (CC)

La Gioconda es una de las obras de arte más reconocibles a nivel mundial, a pesar de que el este retrato sigue despertando muchas dudas, incluso, entre los científicos que tratan de descubrir qué expresión y emoción refleja su rostro. 

Por ello, un grupo de investigadores especializados en neurociencia, pertenecientes a la Universidad de Ámsterdam, han elaborado un estudio que busca las diferencias del rostro de La Gioconda respecto a una expresión neutra, con el fin de descubrir su emoción real, tal y como recoge The Conversation.

Los científicos utilizaron para ello programas de reconocimiento emocional, es decir, un programa de ordenador que busca diferencias entre el rostro de La Gioconda y una expresión neutra, por ejemplo, observando el ensanchamiento nasal o las arrugas de expresión en los ojos. 

Conclusiones del estudio

Los investigadores concluyeron una serie de porcentajes respecto a las emociones que detectaron en el rostro de la musa de Da Vinci: 

  • Felicidad: 83%. 
  • Disgusto: 9% 
  • Temor: 6% 
  • Enfado: 2% 

Hay que saber que estos programas informáticos todavía no están del todo desarrollados, por lo que hay emociones o matices más complejas que no son capaces de captar, algo que sí consigue el cerebro humano, capaz de identificar cualquier ápice de emoción hasta en rostros que traten de estar totalmente neutros.

El sfumato, la explicación científica

Leonardo utilizó la técnica del sfumato para pintar La Gioconda, la cual consiste en aplicar capas muy finas de pigmento, muy diluido, con lo que se consigue superponer tonos translúcidos, construyendo una expresión sutil, como explican desde el mencionado medio.

De este modo, la sonrisa no se percibe mediante la visión central, que detecta rasgos definidos, sino que se capta mediante la visión periférica, con el rabillo del ojo.

Da Vinci describió el sfumato como una técnica "sin líneas ni bordes, a modo de humo", o "más allá del plano de enfoque", aunque esta forma de pintar no fue solamente arte, sino que que le dedicó tiempo, investigación y ciencia.

De hecho, según la restauradora Ana González-Mozola, la versión de esta obra que se encuentra en el Prado fue realizada por un discípulo cercano, bajo la supervisión de Da Vinci, por lo que los mismos detalles ocultos y correcciones aparecen en ambas pinturas. Sin embargo, por entonces Leonardo no había desarrollado completamente el sfumato.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento