Amy Winehouse
Amy Winehouse apura su cigarro antes de entrar en el Tribunal de Westminster. Reuters

Aprovechando la vuelta de Amy Winehouse a la primera línea mediática, su ex marido, Blake Fielder-Civil, cuenta ahora cómo en una ocasión la controvertida cantante sufrió un ataque y perdió la consciencia, hasta quedar "casi muerta" en sus brazos, después de tres días de fiesta, drogas y alcohol.

Estábamos hablando en la cama cuando le dio el ataque y los ojos se le pusieron en blanco

El autodenominado productor de vídeos musicales y esposo de Winehouse hasta hace diez días explica con todo detalle este oscuro episodio al diario
The Sun y califica la experiencia como "la más aterradora" de toda su vida.

"Estábamos hablando en la cama cuando le dio el ataque y los ojos se le pusieron en blanco. Se cayó al suelo antes de que pudiera darme cuenta", prosigue Fielder-Civil.

Entonces, continúa el joven, se vio obligado a sacarle la lengua de la boca a la solista para evitar que se atragantara y le realizó la respiración boca a boca.

"La abracé, pensé que se me estaba muriendo en mis propios brazos y no podía dejar que eso pasara", relata el ex marido de la ganadora de cinco premios Grammy.

Pensé que se me estaba muriendo en mis propios brazos y no podía dejar que eso pasara

Los hechos tuvieron lugar en 2006, cuando Winehouse decidió celebrar el éxito de su álbum Back to Black con una bacanal de drogas y alcohol que se prolongó durante tres días, afirma.

Desde que alcanzó fama mundial de la mano de la pegadiza Rehab, Winehouse ha copado las portadas de los tabloides británicos con sus problemas sentimentales y su adicción a las drogas.

Hace apenas diez días, un tribunal admitió a trámite la demanda de divorcio presentada por Fielder-Civil después de que Winehouse apareciera acompañada por otro hombre en unas fotografías tomadas durante sus vacaciones en la isla caribeña de Santa Lucía.