Taller mecánico
Trabajadores en un taller mecánico. 20 MINUTOS

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha expresado la voluntad del Ejecutivo de que los trabajadores puedan convalidar su experiencia laboral y obtener un título de Formación Profesional (FP) antes de que finalice el año.

Permitirá a los trabajadores completar módulos o estudios para títulos de FP

Tras el Consejo de Ministros, De la Vega apuntó a la aprobación de un Real Decreto por el que los trabajadores podrán aportar su experiencia laboral para obtener una acreditación oficial y convalidarla por la parte correspondiente de un ciclo de FP o un certificado de profesionalidad.

De este modo, las competencias profesionales se podrán evaluar y acreditar a través de la experiencia laboral, lo que permitirá a los trabajadores completar módulos o estudios para conseguir un título de FP.

Los objetivos del decreto son, según la vicepresidenta, mejorar la formación de los trabajadores y su acceso a un empleo "de más calidad", así como aumentar el número de titulados, acercando la media española a la europea, y "estimular" el aprendizaje a lo largo de toda la vida.

Primeros evaluados

Este año se destinarán 2,8 millones de euros para evaluar y acreditar a unos 8.000 profesionales relacionados con la educación infantil y la Ley de Dependencia, 260.000 euros para elaborar materiales específicos para las 26 familias profesionales y 460.000 euros para formar a cerca de 3.000 orientadores, evaluadores y asesores.

Diez decretos establecen ya cuáles son las competencias capacitadoras

Por otra parte, el Consejo de Ministros aprobó diez decretos que incluyen 28 nuevos certificados de profesionalidad que acreditan las competencias profesionales que capacitan para desarrollar un trabajo.

De la Vega estimó que hasta diez millones de trabajadores podrían presentarse para obtener estos certificados, que podrán obtenerse mediante la formación o evaluación adquiridas a través de la experiencia laboral, o por vías "no formales" de formación.

La elección de estos certificados se ha basado en la incidencia económica y la demanda de los trabajadores de determinados sectores, entre los que se encuentran las artes gráficas, la administración y gestión, y las actividades deportivas, agrarias, electrónicas o informáticas.