Raquel Meroño
Raquel Meroño. 20MINUTOS.ES

Ha vuelto a la tele tras un periodo retirada...
Sí, he vuelto, después de casi dos años de estar entregada a mis hijas gemelas, con muchas ganas y llena de ilusión.

¿Cómo le han recibido sus compañeros?
Muy bien, me he sentido muy arropada. Además, ¡ellos están muy acostumbrados a hacer de anfitriones!

Modelo, azafata, chica Hermida... hasta Al salir de clase.
Como actriz de cine me llegó la oportunidad con Airbag, y en la tele con Al salir de clase. Fue como una escuela donde aprendí trabajando.

¿Todavía la recuerdan por su papel en aquella serie?
Sí, mucha gente por la calle me dice Paloma. Es lo mismo que pasó con Chanquete en Verano azul (risas). Fíjate, ahora mi hija en la serie se llama Paloma y cuando tengo diálogos con ella, muchas veces empiezo a leer el guión que le corresponde a ella.

Soy madre, me siento más plena y no puedo mirarme el ombligo

¿Cómo se organiza para trabajar y llevar la familia?
Es cuestión de energía. No tengo tiempo que perder en inseguridades que tenía de joven. Soy madre, me siento más plena, no puedo mirarme el ombligo.

Vamos, que no descansa un segundo...
¡No sirvo para estar parada! Cuando tuve a las niñas aproveché el tiempo y con poco presupuesto me hice una casa en Bali, que alquilaré. También monté un negocio para alquilar mi antigua casa en Madrid para celebrar eventos (fue la de El Duque en Sin tetas no hay paraíso)...

¿Saca tiempo para cocinar?
Antes no entraba a la cocina ni para supervisar. Ahora lo hago todos los fines de semana. ¡Me he comprado un robot que es una pasada!


BIO. Raquel Meroño nació en Madrid hace "treinta y pocos años". Está casada y tiene dos hijas gemelas, Martina y Daniela.