Amigos y familiares de los pasajeros
Amigos y familiares de los pasajeros del avión siniestrado llegan al aeropuerto Charles de Gaulle, en París. Gonzalo Fuentes / REUTERS

Accidente de aviónUn avión con 153 pasajeros a bordo de las líneas aéreas yemeníes, que cubría la línea Yemen-islas Comoras, se estrelló en el océano Índico poco antes de llegar a su destino, según informó la oficina de emergencias de estas líneas aéreas.

Al parecer, el avión se estrelló a falta de 30 minutos para llegar al aeropuerto de Moroni, capital de las Islas Comoras.

La aeronave perdió el contacto con la torre de control a la 1.51 hora local (00.51 hora española), cuando se disponía a aterrizar.

El vicepresidente de la aviación civil yemení, Mohamed Abdelrahman Abdelqader, anunció el hallazgo de los primeros cadáveres de los pasajeros del avión.

El vicepresidente de la aviación yemení explicó que arreciaba una tormenta en el momento del accidente y que el viento soplaba a 61 kilómetros por hora.

66 franceses en el avión

Un total de 66 ciudadanos franceses viajaban en el avión, según confirmó el ministro galo de Asuntos Exteriores, Bernard Kouchner.

La mayoría de los pasajeros eran comorienses provenientes de París que habían realizado transbordo en Saná, la capital de Yemen.

Francia ha movilizado al ejército a petición de su presidente, Nicolas Sarkozy, quien pidió que se pongan todos los medios necesarios para ayudar a los encargados de la búsqueda y recuperación de eventuales supervivientes del accidente, según un comunicado difundido por el Elíseo, la sede presidencial.

Destino turístico

Las Islas Comoras es un archipiélago situado al sureste de África, en el Océano Índico. Moroni es la capital de la Unión de las Comoras (antigua República Federal Islámica de las Comoras), que cuenta con una población de 613.606 habitantes, que desde su independencia de Francia en 1975 ha sufrido una veintena de golpes de Estado.

El archipiélago es un destino turístico donde la pesca y el buceo son los principales reclamos para todos los viajeros que acuden a las islas atraídos por las playas de arena blanca y exhuberantes paisajes.