El duro testimonio de Jorge Javier Vázquez: "Desde niño me ha acompañado la palabra maricón"

  • El presentador catalán se abre en canal en su blog de la revista 'Lecturas'.
Jorge Javier Vázquez.
Jorge Javier Vázquez.
GTRES

"Antes de ser maricón era "el maricón". Quiero decir que antes de que yo tuviera claro que me atraían los hombres los demás ya lo daban por supuesto. Quizás porque me gustaba pasar más tiempo con las niñas. O porque era un negado para el fútbol. O porque era un poco afeminado. El caso es que desde muy pequeño me ha acompañado esa palabra y similares: "marica", "moña", "sarasa". Con estas duras palabras arranca Jorge Javier Vázquez su última entrada en el blog que escribe para la revista Lecturas

Se trata de un testimonio realmente duro, aunque no nuevo, ya que lo sufren cantidad de niños y adolescentes de todo el mundo, en el que el presentador de Sálvame se abre en canal. "Cuando escribí mi primera novela, La vida iba en serio, y tuve que recordar mis años de infancia, me provocó dolor. Mucho dolor. Recordar el miedo a que mis padres se enterasen de cómo me llamaban. A defraudarlos. A que se sintieran avergonzados por mi culpa".

"No fui capaz de compartir mi secreto con ningún miembro de mi familia, eran otros tiempos. Sin embargo, ahora creo que, pese a todo, tuve suerte. Porque conforme han ido pasando los años me he dado cuenta de que el sufrimiento fue soportable. A veces me provocaba mucha angustia. Y miedo. Y soledad. Y ansiedad. Pero tengo que decir que no sufrí acoso en el colegio. Que no me pegaron por ser marica. Que lo utilizaban como un insulto, pero no me hicieron la vida imposible", relata.

"Lo que me produce auténtico pavor es que vayan pasando los años y, en vez de avanzar"

Además, en su opinión, estamos sufriendo un retroceso en ese sentido. "Otra cosa es que ninguna persona tenga que vivir atormentada por su condición sexual, pero, viendo los últimos acontecimientos, eso es una utopía. Lo que me produce auténtico pavor es que vayan pasando los años y, en vez de avanzar, retrocedamos".

El catalán tiene claro qué ha pasado para que lleguemos "hasta aquí" y qué ha sucedido en la sociedad española para que después de una época en la que el colectivo LGTBI había conseguido después de mucho esfuerzo unos derechos que le pertenecían como a cualquier otro ciudadano, "parece que volvamos ahora a la casilla de salida del oscurantismo". 

"Yo tengo varias teorías, pero hay una que me cabrea especialmente porque demuestra que hemos sido muy torpes. Y es que no entiendo cómo hemos sido tan permisivos con esos discursos que atentaban contra nuestra dignidad. Las radios, las televisiones, los periódicos, todos los medios de comunicación hemos dado voz a personajes que se han dedicado a sembrar odio y destrucción. Y lo hemos hecho en aras de una mal entendida libertad de expresión, porque considerábamos que era democrático dar voz a todo el mundo. Pero no. No podemos seguir dando voz a aquellos que alimentan la intolerancia. No podemos ser tibios en este asunto. O se está con nosotros o contra nosotros, y el resultado de que se den altavoces a personas que están en nuestra contra ya lo estamos viendo en la calle", relata.

"Las radios, las televisiones, los periódicos, todos los medios de comunicación hemos dado voz a personajes que se han dedicado a sembrar odio y destrucción"

"Si los medios legitimamos esos discursos, también legitimamos la violencia. Nos convertimos en cómplices. Una sociedad que no acepte la diversidad es una sociedad echada a perder. Intolerante. Agresiva. A nadie se le obliga a ser gay. Lo que no debemos tolerar es que se nos rechace por nuestra condición sexual. Que no tengamos los mismos derechos que los demás. Que no podamos vivir en libertad, sin miedo", reflexiona como crítica.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento