El juez vuelve a archivar la causa sobre los presuntos sobresueldos en Podemos

Un cartel donde se lee "Un Podemos contigo", en la sede donde los líderes del partido valoran los resultados de las elecciones a la Asamblea de Madrid, a 4 de mayo de 2021, en Madrid (España).
Un cartel donde se lee "Un Podemos contigo", en la sede donde los líderes del partido valoran los resultados de las elecciones a la Asamblea de Madrid, a 4 de mayo de 2021, en Madrid (España).
Europa Press

El titular del Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid, Juan José Escalonilla, ha archivado de nuevo la causa en la que investigaba el supuesto cobro de sobresueldos por parte de dos trabajadores de Podemos. El magistrado ha decidido sobreseerla al no apreciar indicios de administración desleal imputados a la exgerente Rocío Esther Val, un movimiento similar al adoptado el 11 de marzo de este año, aunque terminó reabriendo la investigación a instancias de la Audiencia Provincial.

"Ante las serias dudas interpretativas sobre las facultades de dicha gerente, la aprobación de la implementación de dicho complemento salarial por el Consejo de Coordinación, y la falta de denuncia por el titular del patrimonio administrado, no cabe apreciar la presunta comisión por parte de Esther Val del delito de administración desleal que se le imputa", reza el auto, firmado el 18 de junio y a la que ha tenido acceso 20Minutos.

La línea de investigación se abrió por la denuncia de los ex abogados de la formación, Mónica Carmona y José Manuel Calvente, que acusaron a Esther Val y al entonces responsable de finanzas, Daniel de Frutos, de haberse subido el sueldo mediante dos complementos -uno con un importe de 210,32 euros y otro, de 400 euros- sin, presuntamente, tener competencias para ello. Argumentaron que eran "indebidos, desproporcionados y no autorizados", pues además no estaban en las tablas salariales del partido.

Sin embargo, Escalonilla destaca que Val, que asumió en febrero de 2019 la gerencia, no implementó en su nómina dos complementos, sino solo uno, pues el otro ya había sido creado anteriormente. En su declaración, la gerente reconoció que creó dicho complemento y el juez recordó que a los cargos ejecutivos no se les aplicaba la limitación salarial marcada para cargos públicos, y que Val y De Frutos no fueron los únicos en recibir dichos complementos. De hecho, el propio denunciante, Calvente, había percibido uno de esos pluses en su nómina.

Además, el juez reconoce a Val la competencia, según la escritura de apoderamiento otorgada por Podemos, de "realizar actos de administración y gestión ordinaria", incluida la facultad de crear complementos salariales. En su testifical, otro exgerente de Podemos, Pablo Manuel Fernández Alarcón, defendió la aprobación de complementos salariales en Podemos al no haber ninguna norma que lo impidiese.

"No conozco ninguna norma que me impidiera poner los complementos salariales que quisiera poner", explicó el testigo en su declaración, a la que fue sometido después de que la Audiencia Provincial decidiera reabrir la causa de los presuntos sobresueldos, que Escalonilla ya había decidido cerrar en marzo. 

Otra declaración que tuvo lugar fue la de la exsenadora de Podemos, Celia Cánovas, que señaló que en la formación "había sobresueldos porque era vox pópuli", llegando a admitir después que no tenía pruebas al respecto. Aseguró, incluso, que esos sobresueldos no los cobraba "todo el mundo" porque "había gente que cobraba más y gente que cobraba menos", pero no pudo aportar más. Por su parte, la Fiscalía se ha pronunciado hasta en dos ocasiones rechazando la investigación, al no apreciar, como ahora hace el juez, delito en el cobro de los complementos salariales.

Varias denuncias archivadas y dos causas abiertas

El juez Escalonilla centraliza la investigación de la causa Neurona, en la que se trata de dilucidar si la matriz de una consultora americana realizó los trabajos electorales por los que Podemos le dio más de 360.000 euros en la campaña para las elecciones generales del 28 de abril de 2019. Esa investigación sigue viva aunque Podemos ha entregado los trabajos y un listado con los trabajadores que se trasladaron a Madrid para demostrar que no fueron simulados.

No obstante, Escalonilla ha ido archivando otras líneas de investigación, como la relación de la formación con la consultora ABD o el supuesto sobrecoste en las obras que tuvieron lugar en la sede del partido. En la actualidad, continúa abierta la causa sobre la Caja de Solidaridad del partido, donde los cargos electos depositan el excedente de su sueldo para donarlo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento