La mayoría de locales nocturnos de Cataluña han seguido cerrados la noche de este domingo y abrirán por Sant Joan

  • El sector ha podido retomar su actividad, pero lo han hecho el 30% de los locales.
  • Las discotecas funcionan hasta las 3.30 horas y los bares musicales, hasta las 2.30, con un aforo en el interior del 50%.
  • La Fecasarm lamenta que se tenga que mantener la distancia de seguridad en pistas de baile y barras.
  • Los Mossos y la Urbana han desalojado a 11.372 personas este fin de semana en Barcelona por hacer botellones.
  • El ocio nocturno reabre este lunes en varias comunidades autónomas.
Gente bailando en un local de Sitges durante un ensayo clínico el 20 de mayo.
Gente bailando en un local de Sitges durante un ensayo clínico el 20 de mayo.
ACN

Tras más de un mes de botellones en Barcelona, el ocio nocturno catalán ha reabierto de nuevo la medianoche de este domingo, aunque lo ha hecho tímidamente. Se trata de una medida que el Govern espera que sirva para poner fin a las reuniones de jóvenes para beber alcohol en la calle, prohibidas pero que han sido imparables desde el fin del toque de queda el 9 de mayo. 

Este fin de semana, el último con bares de copas y discotecas cerrados, ha habido de nuevo millares de personas desalojadas en la capital catalana por participar en estos encuentros, un total de 11.372 entre la noche del viernes (4.732) y la del sábado (6.640). La Guardia Urbana y los Mossos d’Esquadra han actuado en los puntos habituales: las playas, el paseo del Born, el entorno del Arc del Triomf y las Tres Xemeneies del Paral·lel.

La vuelta a la actividad del ocio nocturno ha sido, por el momento, escasa. El secretario general de la Federació Catalana d’Associacions d’Activitats de Restauració i Musicals (Fecasarm), Joaquim Boadas, explicó que solo abrirían la noche de este domingo alrededor de un 30% de los locales, pues a la mayoría no les sale a cuenta y han optado por esperar a la verbena de Sant Joan. Asimismo, afirmó que "entre un 5% y un 10%" no empezarán a funcionar hasta que se flexibilicen más las restricciones.

Entre las que han abierto en Barcelona está la discoteca Opium, que también tiene licencia de restaurante, y la sala Jamboree, donde se formaron colas para entrar a medianoche.

No han abierto aún las emblemáticas discotecas de Barcelona Luz de Gas y Bikini.

La sala de conciertos y discoteca Luz de Gas ha informado en un comunicado de que "después de un año y cuatro meses cerrados, celebramos los avances conseguidos para la reapertura de la cultura del día y de la noche. Pero con las normas actuales Luz de Gas y Sala B encontramos inviable empezar ahora".

"Esperaremos a que avance el proceso de vacunación y que se suavicen las normas para ofrecer una oferta equilibrada, tal como se merecen clientes y amigos", concluye el comunicado de esta emblemática discoteca barcelonesa.

Sobre las medidas que deben adoptar los establecimientos ante la pandemia, la Fecasarm criticó este domingo en un comunicado que la resolución publicada el sábado en el Diari Oficial de la Generalitat (DOGC) establezca la obligación de mantener una distancia de seguridad de 1,5 metros en las pistas de baile y en las barras. "Será imposible hacerla cumplir", afirmó, y ha añadió que hubiera sido mejor someter el derecho de admisión a un test previo negativo. El secretario general de la patronal del sector, además, se quejó de que no se permita bailar en las zonas de mesas. "Una discoteca no es una biblioteca y la gente se levantará de las sillas cuando el DJ ponga una canción que le guste", remarcó Boadas. No obstante, celebró que se haya podido retomar la actividad.

La reapertura ha sido posible tras más de 15 meses de cierre, que según la Fecasarm, han supuesto unas pérdidas de 4.000 millones de euros para el sector. Los bares musicales pueden abrir hasta las 2.30 horas y las discotecas, salas de fiesta, salas de baile, cafés teatro, salas de conciertos y cafés-concierto, hasta las 3.30. Todo tipo de locales disponen de media hora más para desalojar.

Los establecimientos tienen que registrar el nombre de los clientes y guardarlo durante un mes, para garantizar la trazabilidad en caso de detectarse un brote de coronavirus que se pueda haber originado dentro. Además, los locales con capacidad para más de 500 personas deben vender las entradas de forma anticipada y electrónica.

En cuanto al aforo, no está sujeto a limitaciones en los espacios exteriores, pero tiene que ser del 50% en el interior. Se puede consumir en la barra y en mesas de seis personas dentro y 10 fuera.

Solo es posible bailar en las pistas destinadas a ello, y siempre que no se beba mientras tanto y se use mascarilla. Únicamente es posible consumir mientras se está sentado.

Estas restricciones relativas al ocio nocturno estarán vigentes al menos hasta el 5 de julio, cuando se revisarán y se modificarán o no en función de la evolución de la Covid-19. La reapertura del sector se ha permitido tras el descenso de la incidencia de la pandemia en Cataluña gracias a la vacunación, y después de realizar ensayos clínicos en locales de Sitges, la Sala Apolo o el Palau Sant Jordi.

Protección Civil pide "prudencia"

La directora general de Protección Civil de la Generalitat, Mercè Salvat, hizo este domingo un llamamiento a la "prudencia, prevención y autoprotección" ante la reapertura del ocio nocturno y aseguró que tiene "confianza" en que los locales apliquen controles para garantizar el cumplimiento de las restricciones. En la verbena de Sant Joan, recomendó encuentros en "grupos reducidos", además de evitar aglomeraciones, respetar la distancia y usar mascarilla.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento