Desmantelan una red de tiendas de espionaje que daban soporte técnico a grupos de narcotraficantes

  • Los agentes han realizado una veintena de registros, la mayoría en Andalucía, y han detenido a 15 personas. 
  • ​Los locales suministraban artículos para esquivar a las autoridades policiales.
Agentes de la Guardia Civil durante el registro de una tienda de espionaje en Sevilla.
Agentes de la Guardia Civil durante el registro de una tienda de espionaje en Sevilla.
EP

En la calle Recaredo, junto al centro de Sevilla, hay una tienda que, para quien haya pasado por delante de ella alguna vez, difícilmente pasa desapercibida. En su fachada negra hay dibujado un hombre con aspecto de detective. Todo cobra sentido cuando se lee el rótulo del local, Espia2, Spy Store. Lo que ofrece al público general es legal: objetos aparentemente inocentes (como despertadores, USB o peluches) con cámaras espía incorporadas, micrófonos ocultos, pinganillos... Pero eso solo era la cara visible del negocio. La oculta se encargaba de proporcionar material ilegal a una clientela muy selecta: organizaciones criminales, algunas de narcotraficantes. Hasta este miércoles.

Unos 250 agentes de la Guardia Civil y la Policía europea (Europol) se despertaron temprano para, a las 5.30 horas de la madrugada, poner en marcha la llamada operación Telefonista. De forma simultánea en distintos puntos de la geografía española, fundamentalmente en Andalucía, comenzaron a esa hora a registrar 20 domicilios, empresas y tiendas, entre ellas la descrita anteriormente.

El factor común entre todas ellas era que pertenecían a una red que se dedicaba a vender a varias organizaciones criminales toda la parafernalia que necesitaban para esquivar a las autoridades policiales. Cámaras térmicas, inhibidores de frecuencia, material para encriptar dispositivos, cámaras de visión nocturna o máquinas de contar dinero, entre otros artículos, era lo que ocultaban en la trastienda del establecimiento.

La mayor parte de la veintena de registros se llevaron a cabo en la provincia de Sevilla, ocho de ellos en la capital (en Recaredo, Polígono Sur y Palmete) y otros dos en los municipios de Alcalá de Guadaíra y Carmona. Pero no fueron los únicos que se practicaron en la comunidad andaluza, pues también se efectuaron en Málaga (dos en Marbella y uno en la capital), Cádiz (tres en Algeciras, punto caliente del narcotráfico) y Granada (uno en Calahonda). Fuera de la región, también se inspeccionaron tres lugares en Madrid.

Todos los domicilios, empresas y tiendas que se han registrado en el marco de la operación Telefonista respondían a las órdenes de un mismo cabecilla. Así lo indicó el portavoz de la Guardia Civil Guillermo Alonso a las puertas de la tienda Espia2. Entre otras cuestiones, apuntó que la red estaba perfectamente "jerarquizada". La operación ha sido promovida por el Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga de la Comandancia de la Guardia Civil de Sevilla con la colaboración del grupo de Blanqueo de Capitales de la Oficina Europea de Policía.

La operación Telefonista se ha prolongado aproximadamente hasta las 16.00 horas, y se ha saldado con la detención de 15 personas. Los agentes también se incautaron de aproximadamente un millón de euros en efectivo, así como de seis vehículos y diverso material informático y de telefonía, además de documentos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento