Hugo Chávez
El presidente venezolano, Hugo Chávez, en El Calvario, centro de Caracas. (EFE)

El presidente venezolano, Hugo Chávez, anunció este jueves la nacionalización de cuatro empresas productoras de briquetas (conglomerados de hierro) y una de tubos de acero sin soldadura, de capitales japoneses, mexicanos, europeos y australianos, que operan en la sureña región de Guayana.

Chávez también anunció la nacionalización de la empresa local Cerámicas Carabobo, con cuya compra el mandatario había amenazado en el 2008 de no solucionarse un conflicto laboral en la factoría de cerámicas.

¡Nacionalícese,
no hay nada
que discutir!

"El sector briquetero ¡nacionalícese, no hay nada que discutir!", declaró Chávez en un acto oficial nocturno con sindicalistas de las empresas básicas de Guayana afectos al Gobierno, transmitido en cadena nacional obligatoria de radio y televisión.

"La empresa Matesi nacionalícese; Comsigua, Orinoco Iron, Venpreca, Cerámicas Carabobo, Tubos Tavsa, nacionalícense", precisó el mandatario, mientras era aplaudido por sus seguidores asistentes.

Según fuentes sindicales venezolanas, Matesi pertenece al consorcio ítalo-argentino Teching, la propietaria de la Siderúrgica del Orinoco (Sidor), nacionalizada el año pasado por el Gobierno de Chávez, que pagará 1.970 millones de dólares por la empresa, según acordaron las partes a principios de este mayo.

Las empresas Orinoco Iron y Venprecar pertenecen al consorcio conformado por capitales locales y el australiano-británico BHP Billiton, la compañía de minería más grande del mundo, según su página web.

Comsigua cuenta con participación del Grupo Acero Kobe Steel, de capitales japoneses y europeos; y Tubos Tavsa con capitales del consorcio Tenaris, el mayor productor de tubos de acero sin costuras del mundo, según datos de la compañía con sede en Luxemburgo.

Chávez ha expropiado ya 76 empresas de servicios petroleros

Paralizadas

Según versiones de la prensa regional de Guayana, las empresas productoras de briquetas se encontrarían prácticamente paralizadas desde el anuncio de la nacionalización de Sidor en mayo del 2008.

En las últimas dos semanas, Chávez expropió 76 empresas de servicios petroleros, casi todas de capitales privados, en la continuación del plan de nacionalización que inició en el 2006 y que hasta ahora ha afectado a los sectores petrolero, eléctrico, telecomunicaciones y banca.