Una sola dosis de Pfizer en pacientes que han pasado la Covid protege contra todas las variantes, revela un estudio

Archivo - Sanitario con la vacuna de Pfizer contra el Covid-19.
Un sanitario con la vacuna de Pfizer contra el Covid-19.
JUNTA DE ANDALUCÍA - Archivo

Una sola dosis de vacuna aumenta la protección contra las variantes del coronavirus SARS-CoV-2, pero solo en aquellos que han pasado la Covid-19 anteriormente, según un estudio publicado por científicos del Imperial College de Londres.

En aquellos que no han sido infectados previamente y hasta ahora solo han recibido una dosis de vacuna, la respuesta inmune a las nuevas variantes puede ser insuficiente, dicen los investigadores.

Los hallazgos, publicados este viernes en la revista Science y dirigidos por investigadores del Imperial College London, la Queen Mary University of London y el University College London, analizaron las respuestas inmunes en los trabajadores de salud del Reino Unido en los hospitales Barts y Royal Free después de haber recibido su primera dosis de Pfizer.

Los investigadores descubrieron que las personas que previamente habían tenido una infección leve o asintomática habían mejorado significativamente la protección contra las variantes británica y sudafricana después de una sola dosis de la vacuna de ARNm. En aquellos sin Covid-19 previo, la respuesta inmune fue menos fuerte después de una primera dosis, lo que potencialmente los dejó en riesgo de contraer las variantes del virus.

La profesora Rosemary Boyton, profesora de inmunología y medicina respiratoria en el Imperial College de Londres, que dirigió la investigación, dijo: "Nuestros hallazgos muestran que las personas que han recibido su primera dosis de vacuna y que no han sido previamente infectadas con SARS-CoV-2, no están completamente protegidos contra las variantes circulantes. Este estudio destaca la importancia de implementar una segunda dosis de la vacuna para proteger a la población".

Se analizaron muestras de sangre para determinar la presencia y los niveles de inmunidad contra la cepa original de SARS-CoV-2, así como las variantes británica (B.1.1.7) y sudafricana (B.1.351). Junto con los anticuerpos, las proteínas en forma de Y que se adhieren al virus y ayudan a bloquear o neutralizar la amenaza, los investigadores también se centraron en dos tipos de glóbulos blancos: células B, que 'recuerdan' el virus; y células T, que ayudan a la memoria de las células B y reconocen y destruyen las células infectadas con coronavirus.

Descubrieron que después de una primera dosis de vacuna, la infección previa se asoció con una respuesta de células T reforzadas, células B y anticuerpos neutralizantes, lo que podría proporcionar una protección eficaz contra el SARS-CoV-2, así como contra las variantes.

Sin embargo, en personas sin infección previa por SARS-CoV-2, una sola dosis de vacuna dio como resultado niveles más bajos de anticuerpos neutralizantes contra el SARS-CoV-2 y las variantes, lo que los deja potencialmente vulnerables a la infección y resalta la importancia de la segunda dosis de vacuna.

El equipo analizó solo dos de las variantes más extendidas, sin embargo, creen que es posible que los hallazgos se apliquen a otras variantes en circulación, como las variantes de Brasil (P.1) e India (B.1.617 y B.1.618).

“Nuestros datos muestran que la infección natural por sí sola puede no proporcionar suficiente inmunidad contra las variantes. Es probable que el refuerzo con una sola dosis de vacuna en personas con una infección previa sí lo haga. A medida que continúan surgiendo nuevas variantes, es importante acelerar el lanzamiento mundial de vacunas para reducir la transmisión del virus y eliminar las oportunidades de que surjan nuevas variantes", dijo Boyton.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento