El concierto de Love of Lesbian, con solo 6 positivos: "No fue un evento de súper transmisión"

Un momento del concierto que ofreció el sábado el grupo Love of Lesbian en el palau Sant Jordi de Barcelona.
Un momento del concierto que ofreció el sábado el grupo Love of Lesbian en el palau Sant Jordi de Barcelona.
Alejandro García / EFE

El concierto del grupo Love of Lesbian en el Palau Sant Jordi de Barcelona del 27 de marzo pasado, que fue la primera prueba piloto masiva y sin distancia de seguridad con cerca de 5.000 asistentes durante la pandemia de coronavirus, "no fue un evento de súper transmisión". 

Lo han explicado este martes en rueda de prensa en el mismo Palau Sant Jordi donde se celebró el concierto, los investigadores del Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona, Boris Revollo y Josep Maria Llibre, junto a la consellera de Cultura en funciones, Àngels Ponsa, el primer teniente de alcalde de Barcelona, Jaume Collboni, y el jefe del servicio de Enfermedades Infecciosas de Can Ruti, Bonaventura Clotet. También han hecho acto de presencia el líder de la banda Love of Lesbian, Santi Balmes, y otro de los integrantes del grupo, Julián Saldarriaga.

"Es una actividad segura", ha reivindicado Llibre, que ha explicado que en los 14 días posteriores al concierto detectaron 6 casos positivos, es decir, una incidencia acumulada (IA14) de 131 por cada 100.000 habitantes en comparación con los 260 casos por 100.000 habitantes que registraba Barcelona durante la realización del concierto.

​“Habrá conciertos este verano, con medidas de seguridad y tutelaje de profesionales médicos. El primer paso fue la prueba piloto de la sala Apolo, el segundo el concierto del Sant Jordi y ahora hay que trabajar para tener una metodología adecuada, simple y asequible económicamente" (Jordi Herreruela, de Festivals per la Cultura Segura)

Tras analizar los resultados de personas que dieron positivo en los 14 días siguientes al concierto, el resultado es de 6 positivos entre las 4.592 personas que se sometieron al test medio mes después. El dato significa la mitad del índice que se registró en Barcelona en el mismo rango de edad que las personas que acudieron al concierto. Por tanto, el estudio sostiene que “la gente estuvo más segura acudiendo al concierto que en casi cualquier otro lugar de Barcelona” ha asegurado el doctor Josep Maria Llibre.

Esta experiencia pionera en el mundo de la cultura a nivel mundial "ha demostrado que es posible desescalar y combinarlo con la reactivación de la vida cultural" en este caso de Barcelona, ha dicho Jaume Collboni, primer teniente de alcalde del Ayuntamiento. En verano, la ciudad programará más de 100 conciertos de medio formato en espacios abiertos de la anilla olímpica de Montuïc y el recintro Fòrum. El consistorio aporta medio millón de euros a las promotoras para que puedan comenzar a configurar los carteles de artistas. "Hemos de ayudar al sector, que lo está pasando muy mal", ha indicado. 

Puerta abierta a celebrar conciertos en verano fuera de pruebas piloto

Jordi Herreruela, de Festivals per la Cultura Segura y director del Festival Cruïlla, ha afirmado que el "éxito" de este concierto como el del que se realizó el pasado mes de de diciembre, con 500 asistentes, 10 veces menos, en la sala Apolo de Barcelona han de servir como garantía para "autorizar estos conciertos de cara al verano sin que sean pruebas piloto". 

“Habrá conciertos este verano, con medidas de seguridad y tutelaje de profesionales médicos. De todas maneras seguimos estando en el camino. El primer paso fue la prueba piloto de la sala Apolo, el segundo el concierto del Sant Jordi y ahora hay que trabajar para tener una metodología adecuada, simple y asequible económicamente”, ha añadido.

Las administraciones catalanas están trabajando en ello dentro de la Comissió de Cultura i Salut. "Todavía falta regular situaciones concretas y abaratar costes", ha informado la consellera de Cultura, Àngels Ponsa.

En la experiencia del pasado 27 de marzo en el recinto de Montjuïc, los 5.000 asistentes se sometieron a una prueba de antígenos el mismo día del evento y solo entraron las personas que dieron negativo, con mascarilla Ffp2 y sectorizados (la pista se dividió en tres zonas y no se permitió ocupar las gradas, con capacidad para 13.000 asistentes). No fue necesario mantener las distancias de seguridad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento