Lila Downs: "Depilarme las cejas me ha evitado las comparaciones con Frida Kahlo"

  • Chavela Vargas la ha designado como su digna sucesora.
  • La artista indígena con raíces norteamericanas acaba de editar su octavo trabajo, 'Ojo de culebra', que trae de gira a España.
  • En él cantan LaMari y Enrique Bunbury.
Lila Downs.
Lila Downs.
20MINUTOS.ES

Ha hecho discos más pochos (es como se llama a los mestizos en México) porque ella se reconoce como tal: hija de madre indígena y padre estadounidense. Esta vez, sin embargo, Lila Downs aspira la espiritualidad de su pueblo, Oaxaca, desde el álbum Ojo de culebra (Manhattan Records), que la trae de gira a España con permiso de la gripe A desencadenada en su México natal.

En Ojo de culebra le habla directamente a una mujer que la sanó.

Sí, perdí la voz y llegué a pensar que no la recuperaría. Hasta que me dijeron que era una cuestión emocional y recurrí a una curandera. Me dio un baño de vapor que me provocó que empezara a llorar sin parar y esa misma mujer me dijo literalmente: "¡Saca el moco!". Y eso hice.

Perdí la voz y llegué a pensar que no la recuperaría

¿De ahí que usted hable de este nuevo trabajo como de un disco de sanación?

Aludo con él a la sanidad mental, espiritual y física. Ojo de culebra es un ritual de los chamanes de mi ciudad, Oaxaca.

Su madre es indígena, por lo que estos elementos casi mágicos son parte de su ser.

Es importante que todos nos identifiquemos con la naturaleza, sobre todo ahora que sabemos que dañamos al mundo con nuestras acciones.

Chavela Vargas dice que ya puede morir tranquila porque tiene sucesora. Usted.

¡Qué bárbara! Es un halago, pero eso lo decide el público. Ella me contó que está muy agradecida con las comunidades indígenas porque cuando ella se tiró a la bebida hace 10 años eran las únicas familias que la salvaron.

Me encantó la curiosidad de Bunbury por conocer México, los chamanes...

Ha invitado a cantar en su disco a LaMari de Chambao y a Enrique Bunbury.

A Bunbury le conocí hace dos años en Madrid, él vino a verme. Mi madre estaba presente y él estuvo hablando con ella toda la noche. Me encantó ese detalle y su curiosidad por conocer México, los chamanes y las diferentes regiones. Le gustó el tema Justicia y lo cantamos.

¿Cómo logra equilibrar la Lila más festiva en directo con la autora comprometida?

Con este disco es la primera vez que siento que ambas cosas se encuentran a la par muy dentro de mí. Mi esposo está feliz tocando el saxofón con una sección de metales y la banda huele a pueblo también gracias a músicos de los Balcanes.

Sabe cantar cualquier género ¿Con qué nos podría sorprender en breve?

Hay ciertos estilos de música que me atraen mucho mientras que a gente de México no le gustan. Por ejemplo, el reggaeton, que está muy mal visto por tener letras misóginas. Pero a mí me llama mucho la atención el ritmo y además lo oigo bastante al vivir en Nueva York. Así que en el futuro espero hacer algo de reggaeton.

En el futuro espero hacer algo de 'reggaeton'

¿Para dignificarlo?

Posiblemente (se ríe), aunque no sé si tendré ese poder, pero lo intentaremos.

¿Los indígenas de Latinoamérica están necesitados de símbolos como usted, que sirvan para darles más visibilidad?

Soy una de los tantos artistas que estamos intentando unir elementos que nos parecen importantes. A mí me interesa la parte visual y textil [estudios que cursó] de mi pueblo porque crecí rodeada de ello y también las estudié y me dan fuerza como mujer.

¿Están conectados los indígenas norteamericanos con los del centro y el sur del continente?

Asistí hace poco a una reunión en Washington a la que acudieron casi 500 grupos indígenas y fue impresionante vernos a todos allí ¡Vivitos y coleando! Nos sentimos muy orgullosos de nosotros y de nuestra indumentaria. Nos dimos cuenta de que del norte al sur del continente veneramos las mismas cosas: el maíz, la comida... Tenemos mucho en común. Es lo que he investigado en este disco y en el siguiente daré un paso más.

Del norte al sur
del continente veneramos las mismas cosas

Ha cantado hasta en tres lenguas indígenas ¿Qué palabra adora en mixteco?

Dau se, un sentimiento y una intención como de "pobre de ti", como dice la canción en español. Es una verdad muy mexicana que alude a una autolástima muy propia del carácter indígena. Es algo represivo y a la vez la belleza de nuestro ser, que tan bien han expresado nuestros poetas de la ranchera.

Frida Kahlo le dio un premio Oscar.

Me acerqué a ella por el textil. En mi generación no se estudiaba a Frida en la escuela porque nuestro sistema educativo era machista. Al participar en la película me di cuenta de que era un exponente de la lucha por ciertos símbolos. Yo también he tenido una relación curiosa con las cejas. Al depilármelas me he liberado en cierto modo y me he vuelto más mujer. Me he quitado el peso de que me compararan con Frida Kahlo.

Temor a la discriminación

El miedo de los indígenas a ser discriminados racialmente "parte de la propia sociedad mexicana", afirmaba este martes Lila Downs en Barcelona. Ahora, "por suerte, está cambiando la situación, pero antes a gente como mi madre le prohibían hablar su lengua", recordaba.

El nuevo Gobierno de Barack Obama en Estados Unidos le da a la artista "fe en un cambio de actitudes". Como la de los medios estadounidenses que "no cubren temas dolorosos para los latinoamericanos. Allí se trata como terroristas y delincuentes a los sin papeles", dijo. La política mexicana también "frustra" a Downs por su "corrupción".

BIO. Nacida en Oaxaca (México), Lila Downs vive a caballo entre las culturas indígena y estadounidense. Soñaba con cantar ópera. Y ha sobresalido interpretando sonidos mexicanos con jazz o rock. Tiene 8 discos editados y ganó un Oscar por la banda sonora del filme Frida.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento