La familia Sting
Sting, junto a su mujer y su hija, en una foto tomada en 2004. Korpa

El cantante británico Sting está consternado: su hija Coco, de 18 años, ha sufrido una lesión en el cráneo al desmayarse este fin de semana en un restaurante de Los Ángeles, según indica el Daily Mail.

Al parecer, la joven estaba cenando con unos amigos cuando se sintió mal. Al tratar de levantarse, perdió el conocimiento y su cabeza golpeó contra la silla.

Coco estaba en EE UU para preparar su álbum debut
Coco permanece desde entonces ingresada en la planta de cuidados intensivos de una clínica. 

Tanto su padre, que estaba trabajando en Estados  Unidos, como su madre, la actriz Trudie Syler, volaron a California  para estar al lado de su hija.

"Los médicos están realizandole todavía todo tipo de pruebas. Se trata de una lesión grave y Coco está bajo constante vigilancia", explicó el domingo una fuente cuyas declaraciones recoge el diario. 

La hija de Sting, que sigue los pasos profesionales de su padre, se encontraba en Estados Unidos trabajando en lo que sería su álbum debut.

Un amigo de la familia explicó que "Sting y Trudie están muy orgullosos de que Coco haya heredado su gen artístico, aunque les preocupa que tenga que viajar tanto siendo tan joven a causa de su trabajo". 

Según la misma fuente, los padres de Coco son "liberales, aunque a la vez protectores y Coco tiene que llamar a casa todos los días desde que está fuera". 

Las últimas noticias sobre su estado indicaban que la joven solista evolucionaba bien.