La OMC no alcanza compromisos para suspender las patentes de la vacuna tras una reunión con farmacéuticas

Puesto de vacunación contra la Covid en el Wizink Center de Madrid.
Puesto de vacunación contra la Covid en el Wizink Center de Madrid.
Jorge París

Responsables políticos, representantes de organismos internacionales y ejecutivos del sector farmacéutico se han reunido este miércoles por iniciativa de la Organización Mundial del Comercio (OMC) para abordar el complejo tema del acceso a las vacunas, sin llegar a conclusiones o compromisos concretos.

En la reunión, que se realizó de forma virtual y bajo las denominadas "reglas del Chatham House" (garantía de la confidencialidad de lo que se dice), participaron empresas que están fabricando vacunas contra la covid-19.

La iniciativa buscó promover un debate franco sobre la propuesta presentada hace cinco meses por la India y Sudáfrica ante la OMC para suspender temporalmente las patentes que protegen a las vacunas y a otras tecnologías para luchar contra la pandemia de ser copiadas.

¿Crees que deben liberarse las patentes de las vacunas contra la Covid?

La India y Sudáfrica, apoyadas por la mayor parte de los países en desarrollo, defienden que ello permitiría multiplicar la capacidad de producción de las vacunas al hacer posible que se manufacturen en más países y atender así la enorme demanda mundial que ahora está desatendida.

Fuentes que pudieron acceder a la reunión dijeron -manteniendo el anonimato de los oradores- que hubo un reconocimiento general de los problemas de suministro de las vacunas, que se reflejan en el hecho de que en 130 países no se ha puesto una sola dosis.

Se agregó que solo el 0,2 % de las vacunas que han estado disponibles hasta el momento se han administrado en los países más pobres. Sin embargo, la discusión sobre la suspensión de las patentes no llevó a ninguna conclusión.

En busca de una "tercera vía"

La discusión fue propuesta por la nueva directora general de la OMC, Ngozi Okonjo-Iweala, quien planteó buscar una "tercera vía" como solución entre quienes proponen echar abajo las patentes y los países que las defienden a ultranza por considerarlas el mayor estímulo a la innovación.

Según las fuentes, los productores de vacunas explicaron que uno de los mayores problemas que han experimentado en la producción de las mismas tiene que ver con las restricciones a las exportaciones de materias primas que han ordenado algunos Gobiernos. Uno de los oradores explicó, a modo de ejemplo, que la vacuna de Pfizer/BioNTech tiene 280 componentes que provienen de 18 países.

Asimismo se abordó el rol de los reguladores nacionales como garantía de la calidad y seguridad de las vacunas, así como la necesidad de que haya más transparencia en los acuerdos entre farmacéuticas y gobiernos.

Esos últimos están entre los secretos mejor guardados en lo que va de la pandemia y, según se recordó en el encuentro, el desconocimiento total del precio de mercado de las vacunas aumenta las dificultades que tienen muchos países a la hora de negociar con la industria.

Si la ciencia pudo desarrollar varias vacunas contra la covid-19 en menos de un año fue gracias a la enorme financiación pública que las farmacéuticas recibieron para acelerar sus investigaciones, que se valora en cerca de 100.000 millones de dólares y que se ofreció sin condicionantes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento