¿Cuál es el mejor sistema de calefacción para una casa? Precio y tipos

Radiador con válvula termostática
La calefacción por gas natural es una de las más utilizadas en España.
ARCHIVO

Elegir el sistema de calefacción idóneo para tu vivienda depende de diversos factores como, por ejemplo, el tamaño, las características del inmueble, el consumo eléctrico o la zona geográfica. Por ello, es importante saber cuáles son las necesidades para ahorrar acertando con el sistema.

En este sentido, la calefacción de gas natural es la más utilizada en España, ya que el precio es inferior al de otros combustibles fósiles situándose, según Selectra, entre 0,04 y 0,06 euros/kWh. No obstante, además de los tradicionales como la calefacción eléctrica o el gas butano, se han popularizado alternativas como la biomasa, la aerotermia o la geotermia.

Gas natural y gasóleo

Como señala la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), el gas natural con caldera mural mixta de condensación es una de las mejores opciones para el hogar por su gran rendimiento, eficiencia y por ser poco contaminante. "Este sistema conviene a cualquier vivienda y zona climática, y la instalación se completa con radiadores", detallan. Sin embargo, algunos de sus inconvenientes es que la caldera tiene un precio más elevado y no está disponible en todas las localidades. 

Por otro lado, la calefacción de gasóleo combina caldera mixta y radiadores, siendo una buena alternativa para viviendas de gran tamaño y que se encuentren en zonas frías. No obstante, el depósito ocupa bastante espacio y el precio del gasóleo varía más que el del gas natural.

Propano, butano y calefacción eléctrica

Respecto al propano, este tipo de sistema de calefacción utiliza caldera mixta y radiadores y se suministra por medio de un tanque, en botella o canalizado, añade la OCU. Una de sus ventajas principales es la comodidad, pero los precios suelen variar bastante. De hecho, "el propano tiene un precio que casi duplica al del gas natural", añaden desde Selectra. Por otro lado, el butano es bastante habitual en viviendas situadas en zonas más alejadas, cuyo suministro se basa en bombonas. 

Otro sistema de calefacción muy utilizado es el eléctrico, aunque requiere un consumo más elevado para producir calor y la electricidad tiene un coste más elevado. Estos sistemas pueden estar compuestos por acumuladores eléctricos, convectores o suelos radiantes. Una opción es la calefacción eléctrica con bomba de calor, sobre todo en viviendas que carezcan de gas natural. Una de las ventajas es que su coste es inferior al de otros sistemas eléctricos, pero no es óptimo para zonas geográficas con temperaturas bajas. 

¿Qué energías renovables se pueden emplear en casa?

Las energías renovables ofrecen alternativas interesantes que suponen un ahorro en la factura mensual y un menor impacto en el medioambiente. Así, la energía solar fotovoltaica mediante la instalación de paneles suele ser la más extendida, aunque el desembolso inicial para su instalación es elevado. 

Por su parte, la calefacción por biomasa utiliza un producto natural denominado pellet cuyo precio "es la mitad que el del gasóleo, menos contaminante y más seguro", subrayan los expertos de Selectra. Sí es cierto que las calderas de biomasa tienen un precio más elevado y que requieren más mantenimiento, pero son más sostenibles y se amortizan por el ahorro en cada factura.

La aerotermia es otro sistema de calefacción y refrigeración popular actualmente cuyo funcionamiento se basa en "la extracción del calor del aire mediante un refrigerante que se convierte en gas en la bomba de calor alcanzando una temperatura aún mayor". El precio de su instalación es elevado, pero a largo plazo es bastante rentable porque consume muy poca energía.

Por último, la geotermia es un sistema basado en la "extracción del calor del subsuelo" cuyo coste es más elevado aún que el de la aerotermia. No obstante, presenta un gran rendimiento y eficiencia, y puede suponer un ahorro de hasta el 80%.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento