Una nueva ley del Gobierno afgano permitirá la violación dentro del matrimonio

  • La legislación, que ya ha sido aprobada, surge para regular el derecho de familia de la minoría chií existente en Afganistán.
  • Según la ley, "una esposa está obligada a satisfacer los deseos sexuales de su marido" y a vestirse como su marido se lo pida.
  • Limita además la libertad de movimiento de las mujeres, que sólo podrán salir solas para ir al trabajo, al médico o a estudiar.
  • La polémica ley ha desencadenado manifestaciones en Kabul.
Varias mujeres afganas gritan lemas mientras protestan contra la ley promulgada.
Varias mujeres afganas gritan lemas mientras protestan contra la ley promulgada.
EFE

Dos manifestaciones paralelas han discurrido este miércoles por las calles de Kabul. La primera de ellas, y la más numerosa, mostraba su apoyo a una nueva ley del Gobierno de Hamid Karzai. La segunda, su más absoluto rechazo. En el centro de la polémica, la ley del Estatus Personal Chií, un texto que contempla la violación dentro del matrimonio.

La nueva ley, aprobada por el Parlamento y sancionada por el presidente Hamid Karzai a finales del pasado mes de marzo, pretende regular el derecho de familia de la minoría chií de Afganistán, que constituye entre un 10 y un 15% de la población del país. El documento, que todavía no ha entrado en vigor, otorga a los clérigos la autoridad sobre asuntos de la intimidad entre hombres y mujeres.

Oponerse a la ley es oponerse al Corán y al Islam
Un borrador de la ley establecía que una mujer no puede abandonar su hogar si no es acompañada por su marido. Finalmente, las enmiendas introducidas
permiten a las mujeres
salir solas para ir al trabajo, al médico o a estudiar. Entre sus disposiciones también se señala que "una esposa está
obligada a satisfacer los deseos sexuales de su marido" así como a vestirse de una determinada manera si su esposo así se lo pide.

Las restricciones sobre la libertad de movimiento de las mujeres hacen
temer un retorno a la era
talibán, que prohibió a las mujeres y niñas tanto trabajar como estudiar e incluso salir de su casa sin un familiar varón.

Así las cosas,
unas 200 mujeres, en su mayoría chiíes, se lanzaron este miércoles a las calles de Kabul para protestar contra una ley que, según reivindicaron, "atenta
contra sus derechos".

"No queremos la
ley talibán", se leía en una
pancarta. "No puedo permitir que alguien me represente y legisle artículos que van en contra de mis derechos, de los Derechos Humanos y que me considera a mí, una mujer, una persona de segunda", aseguró una manifestante.

"Esclavas de Occidente"

Pero pronto unas mil personas -entre ellas unas 200 mujeres- rodearon a las manifestantes para boicotear la protesta. "Esclavas de Occidente",
"apóstatas" o
"cristianas" son algunos de los
gritos que profirieron contra las mujeres que habían organizado la protesta. "Oponerse a la ley es oponerse al Corán y al
Islam", chillaron también, visiblemente irritados. La Policía separó a ambos grupos, que se lanzaron algunas piedras, tras lo cual las 200 mujeres se desplazaron para seguir con la protesta.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento