La UE se queda con los 30 millones de vacunas que AstraZeneca 'escondía' en una fábrica de Italia

Un vial con la vacuna de AstraZeneca contra la Covid-19
Un vial con la vacuna de AstraZeneca contra la Covid-19.
EP
Un vial con la vacuna de AstraZeneca contra la Covid-19.
Wochit / EP

Un capítulo más en la historia de desencuentros con AstraZeneca. La farmacéutica ha ocultado en torno a 30 millones de vacunas en un almacén de Italia. La planta, situada cerca de Roma, acumulaba todas las dosis, descubiertas durante una investigación de la Comisión Europea. De hecho, parte de ellas habrían sido producidas por la empresa Halix en Países Bajos. Podrían tener como destino el Reino Unido, aunque posteriormente el Gobierno italiano anunció que iban a parar a Bélgica. El Ejecutivo británico, además, negó que tuvieran nada que ver. En todo caso, el comisario Thierry Breton ha confirmado a la Cadena SER que las dosis se quedarán en la UE.

Según adelantó el diario italiano La Stampa, estas dosis son casi el doble de las que AstraZeneca ha entregado hasta ahora a la Unión Europea y los cálculos del Reino Unido pasaban por recibirlas para asegurar el segundo pinchazo a unas 15 millones de personas. El Gobierno británico ha acelerado la vacunación porque prioriza la primera dosis.

La planta neerlandesa, por su parte, no cuenta con el visto bueno de la EMA para producir las vacunas en la Unión Europea. Pero sí tiene autorización de Londres para el uso en Reino Unido. Eso sí, esa autorización de la Agencia Europea del Medicamento estaba previsto que llevase pronto, y la Comisión Europea sospechaba que AstraZeneca no facilitó la suficiente información sobre la fábrica precisamente para favorecer la entregas a los británicos.

AstraZeneca, por su parte, aseguró que las dosis encontradas "no son una reserva" y apoya su maniobra en un "control de calidad" que tienen que pasar las vacunas antes de ser entregadas. La mitad del total son para entregar a la UE, añaden. Además, dice que las dosis no fueron fabricadas en la Unión. La farmacéutica aseguró en un comunicado que mantiene su "compromiso" de entrega con la Unión Europea.

"Es una investigación que se mantiene y veremos hasta dónde llega, no podemos dar más detalles porque, además, el asunto es complejo", se limitan a decir fuentes de la Comisión a 20minutos. La realidad es que AstraZeneca se ha convertido en una china en el zapato de la UE, porque a los recortes en las entregas hay que sumar que la farmacéutica sí está cumpliendo con el Reino Unido que, tal como se demostró, firmó el contrato más tarde que Bruselas.

Tanto es así que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, insiste en vetar las exportaciones al Reino Unido mientras AstraZeneca no cumpla con la Unión. Esa propuesta se pondrá sobre la mesa en la cumbre del Consejo Europeo de este jueves. De momento, solo se ha bloqueado un envío de AstraZeneca desde Italia a Australia, con 250.000 dosis, apoyándose precisamente en el mecanismo de control de exportaciones que instauró la UE.

Cada vez son más las voces que piden mano dura con AstraZeneca ante sus incumplimientos y sus comportamientos. El proceso de reclamo, en todo caso, sería largo. Acudir al TJUE demoraría la solución incluso un año y la posibilidad de un arbitraje, aunque más rápida, se situarían en dos o tres meses. Eso, además, no asegura que AstraZeneca vaya a cumplir con las dosis pactadas. Eso sí, la Comisión ya ha dicho que tiene "todas las posibilidades" abiertas, incluida la vía judicial.

Ante hechos como estos, la Comisión ha reforzado el control a esas exportaciones y ha introducido los componentes de "reciprocidad" y "proporcionalidad". ¿Cómo funcionan? Aunque no lo dicen directamente, son cláusulas 'anti Reino Unido' porque los expertos nacionales y comunitarios analizarán antes de autorizar una exportación si el país de destino está poniendo trabas a la salida de vacunas o de alguno de sus componentes, ya sea con "medidas legales u otros medios". Asimismo, la proporcionalidad se refiere a si el país receptor está en una situación epidemiológica mejor o peor que la UE y si tiene acceso o no a suficientes vacunas.

Los representantes de la Comisión aclaran que lo que se está presentando este miércoles "no es una prohibición de exportaciones". Preguntados por a qué países afectarán más sus nuevos criterios, responden que "a ninguno en particular" pero recuerdan que mientras que Reino Unido ha recibido por parte de la UE 10 millones de dosis de vacunas, la UE no ha recibido ninguna por parte del Reino Unido. Reitera Dombrovskis que es una cuestión de "reciprocidad, solidaridad y responsabilidad global".

"La UE sigue comprometida con la solidaridad internacional y, por lo tanto, seguirá excluyendo de este régimen los suministros de vacunas para ayuda humanitaria o destinados a los 92 países de renta baja y media que figuran en la lista de Compromisos Anticipados de Mercado de COVAX", aclararon también desde el Ejecutivo comunitario.

Desde el inicio de este mecanismo, se han concedido 380 solicitudes de exportación a 33 destinos diferentes por un total de unos 43 millones de dosis. Solamente una solicitud de exportación no fue aceptada, la ya mencionada a Australia. Los principales destinos de exportación son precisamente el Reino Unido (con unos 10,9 millones de dosis), Canadá (6,6 millones), Japón (5,4 millones), México (4,4 millones), Arabia Saudí (1,5 millones), Singapur (1,5 millones), Chile (1,5 millones), Hong Kong (1,3 millones), Corea (1 millón) y Australia (1 millón).

El conflicto de nunca acabar

Desde que se aprobó el pasado mes de enero la vacuna de AstraZeneca, que fue la tercera en recibir el visto bueno de la EMA tras Pfizer y Moderna, los conflictos no han parado de crecer hasta el punto que se acabaron publicando los contratos. Aunque con muchas partes ocultas "por confidencialidad". En todo caso, el documento daba la razón a la UE en que las plantas del Reino Unido suministran las vacunas a la Unión y, después, se confirmó que el contrato con la Comisión se había firmado antes que con el Gobierno de Johnson.

En su momento, el CEO de la farmacéutica, Pascal Riot, explicó en una entrevista con el medio italiano Reppublica que el contrato con la UE habla de "esfuerzos" por cumplir con el suministro, pero no de "obligación". Aseguran, además, que no se citan "dosis concretas", a pesar de que la Unión Europea recoge que están firmados cuatro centenares.

La conclusión es que entre abril y junio AstraZeneca repartirá 90 millones de dosis en la Unión Europea, la mitad de los 180 millones que tiene firmados con la Comisión. Esto se suma al retraso del primer trimestre de este año: primero sostuvo que 31 millones de dosis, que subió finalmente a 40 millones, la mitad de los 80 millones acordados.

Entretanto, el mes de marzo ha estado marcado por la paralización de la vacunación con AstraZeneca, ante la aparición de algunos trombos en ciudadanos que habían recibido el vial. La EMA calificó la vacuna como "segura y eficaz", pero hasta su mensaje definitivo más de la mitad de Estados miembros frenaron la inoculación "por precaución". Ahora ya la están retomando, pero a distinto ritmo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento