Una sentencia recoge que Rocío Flores agredió e insultó a Rocío Carrasco: "Tengo ganas de partirte la cara"

Combo de imágenes de Rocío Flores y Rocío Carrasco.
Combo de imágenes de Rocío Flores y Rocío Carrasco.
GTRES

Rocío Carrasco se ha sincerado en una entrevista emitida este sábado y grabada posteriormente a la serie documental sobre su vida, en la que ha desvelado que hay una fecha que no olvida: el 27 de julio de 2012. Tal y como ha contado, esa fue la última vez que vio a su hija, Rocío Flores, y uno de los peores días de su vida, "si no el peor", ha revelado.

El programa Viva la vida ha recordado qué ocurrió ese día que supuso el fin de la relación entre madre e hija, de acuerdo a la sentencia del Juzgado de menores número 4 de Madrid.

En concreto, la sentencia explica que "sobre las 8.00 horas del día 27 de julio de 2012, encontrándose la menor en el domicilio familiar junto a su madre, la pareja de esta y su hermano, inició una disputa con aquella en el transcurso de la cual le propinó varios golpes, llegando incluso a tirarla al suelo, para posteriormente seguir golpeándola, dándole varias patadas".

A consecuencia de esa agresión que relata la sentencia, "Rocío Carrasco sufrió policontusiones con equimosis en la región frontal derecha, con edema en ambas muñecas, en muslo derecho, en el antepié derecho y un hematoma en el dedo del pie derecho".

Desde Viva la vida han explicado cómo ese grave altercado desatado ese 27 de julio tiene su origen semanas atrás. El 15 de junio de ese año Antonio David Flores presentó una demanda de modificación de custodia de sus dos hijos, que hasta ese momento Carrasco y Flores compartían, para tener así la custodia completa.

Junto a esa demanda, el exmarido de Rocío Carrasco presentó un informe psicológico de Rocío Flores en el que se refiere a su madre como "una persona que no la quiere, que no tiene confianza en ella o incluso la golpea agarrándola por el cuello", indican en Viva la vida.

Posteriormente, el 5 de julio de 2012, Rocío Carrasco recibió una citación judicial para llevar a Rocío Flores el 11 de julio a los juzgados para que le contara al juez que quería vivir con su padre. Según el programa de Telecinco, la tensión fue en aumento entre madre e hija hasta que el 27 de julio todo saltó por los aires.

Tras lo ocurrido, la Fiscalía de menores informó a Rocío Carrasco de que había abierta una investigación sobre Rocío Flores para averiguar si quien había ejercido malos tratos había sido la menor hacia su madre. "En ningún momento Rocío Carrasco denuncia a su hija, es la Fiscalía la que decide abrir la investigación", recalcan desde Viva la vida.

Sobre ese día fatídico entre Rocío Carrasco y Rocío Flores, el fallo de la sentencia recoge algunos de los insultos que Flores dijo a su madre, e indica que este tipo de situaciones se venían sucediendo "desde hace aproximadamente tres años y de forma reiterada". 

"Desde entonces, y cuando mantenía una discusión con su progenitora, actuando con ánimo de amedrentarla y faltarle al respeto, la increpaba con expresiones tales como 'Eres una guarra, no eres mi madre, mi madre es la mujer de mi padre, tú dabas patadas a tu barriga cuando estabas embarazada de David, tengo ganas de partirte la cara, guarra, puta, mi padre tenía razón, eres una maltratadora psíquica, a esta casa no me trae ni la policía ni un juez, ni tu padre y tu madre que están bajo tierra", reproduce la sentencia del Juzgado de menores.

Por este motivo, el juez declaraba a Rocío Flores, entonces menor de edad, "autora responsable de un delito de maltrato habitual, de un delito de maltrato, de una falta continuada de amenazas y de una falta continuada de injurias".

La sentencia condenó a Rocío Flores "la medida de 60 horas de prestaciones en beneficio de la comunidad que se sustituirán en caso de que la menor no preste su consentimiento o incumpla por seis meses la libertad vigilada". Finalmente, Flores rechazó las 60 horas de servicios públicos y cumplió seis meses en libertad vigilada.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento