ANPE lamenta que se haya devaluado el trabajo de alumnos y profesores y la validez misma de los títulos académicos

El presidente del sindicato independiente de enseñanza ANPE Asturias, Gumersindo Rodríguez, ha lamentado este martes que se haya devaluado el trabajo de alumnos y profesores y la validez misma de los títulos académicos.
Archivo - La coordinadora del servicio de defensor del profesor de ANPE, Montserrat Fernández y el presidente de ANPE Asturias, Gumersindo Rodríguez en rueda de prensa.
Archivo - La coordinadora del servicio de defensor del profesor de ANPE, Montserrat Fernández y el presidente de ANPE Asturias, Gumersindo Rodríguez en rueda de prensa.
EUROPA PRESS - Archivo

Rodríguez destaca que el informe de Resultados académicos de la educación asturiana 2019/2020 presentado ayer pone de manifiesto que los alumnos de primaria han titulado y promocionado en un 99,1%; los de ESO en un 93,4%; y los de bachillerato en un 95,7%. Hasta 11 puntos por encima de la media.

"No es de extrañar. Desde el inicio mismo del confinamiento, la Consejería se marcó como objetivo 'que nadie se quede atrás', lo que se traduciría en un aprobado general encubierto que ANPE no se cansó de denunciar por la devaluación de la calidad educativa", sostiene.

Y apunta que la medida más relevante y discutida por los profesionales fue la de exigir al profesorado que no se avanzara materia. "Una instrucción que se ha negado varias veces haber emitido, en contra de las numerosas publicaciones en educastur, que prueban que sí se dieron esas órdenes".

Para ANPE "nadie ha hecho más por devaluar la labor del profesorado que la propia Consejería que, como queda probado, no dudó en presionar a los docentes para conseguir el aprobado general". Para el sindicato todas las instrucciones llevaban un mensaje nítido, el ya conocido 'que nadie se quede atrás', y apuntalan que nadie suspenda, que nadie repita, que la promoción y la titulación sean la tónica general sin tener en cuenta el número de suspensos, "devaluando la labor del profesorado a límites insospechados".

"Qué equivocados están quienes no se cansan de pregonar la manida idea de 'que nadie se quede atrás', una medida populista que hace flaco favor a sus destinatarios: la educación sin esfuerzo, rigor y exigencia no es educación, sino una dádiva envenenada que perjudica precisamente a los más desfavorecidos, que nunca recuperarán lo perdido y que verán truncadas sus aspiraciones de mejorar su vida y escalafón social precisamente por sus carencias formativas, frente a quienes tienen recursos y apoyos familiares", concluye Gumersindo Rodríguez.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento