Galicia cumple un año de pandemia con 5.900 casos activos de COVID, más de 104.000 curados y 2.220 fallecidos

El próximo 4 de marzo se cumplirá un año desde que se notificó el primer caso de una persona afectada por COVID-19 (SARS-CoV-2) en Galicia y, desde entonces, más de 112.000 gallegos han padecido la enfermedad, 5.900 de ellos son casos activos en este momento y, aunque más 104.000 personas han superado la infección, otras 2.220 han fallecido.
Vacunación del personal sanitario en el área de Vigo.
Vacunación del personal sanitario en el área de Vigo.
SERGAS

La primera noticia de un enfermo de COVID se confirmó en el área sanitaria de A Coruña: un varón de 49 años de edad procedente de Madrid. Horas después llegaba la confirmación del segundo caso, en Vigo, otro hombre de 44 años de edad.

A partir de ese momento, al igual que ocurría en el resto de España y del mundo, el virus se fue extendiendo por Galicia, sumando nuevos casos cada día y también sumando fallecidos desde el 14 de marzo de 2020, día en el que Sanidade notificó la primera muerte de una persona con COVID, una mujer de 92 años de edad ingresada en el Hospital Povisa de Vigo. Desde ese 14 de marzo, han muerto en Galicia 2.220 personas, de las que el 44,5 % tenían entre 80 y 89 años.

En la denominada 'primera ola' de la pandemia, entre marzo y mayo de 2020 (período en el que estuvo vigente el primer estado de alarma, con las medidas más restrictivas de movilidad, incluido el confinamiento domiciliario), Galicia alcanzó su pico de casos activos de COVID el 8 de abril, con 5.481 personas afectadas, de las que 993 estaban hospitalizadas (158 en UCI), aunque la mayor presión asistencial se produjo días antes, cuando se alcanzaron los 177 pacientes críticos.

Pero las cifras de esa primera ola pandémica fueron ampliamente superadas en la segunda ola (desde mediados de agosto hasta finales de diciembre), cuando se registró un pico de más de 10.200 casos de COVID; y aún más en la actual tercera ola, que se inició a principios de enero y alcanzó los 22.608 casos activos el 31 de ese mes, con una tendencia descendente de infecciones desde mediados de febrero.

LA OLA MÁS MORTAL

Así, Galicia registró su mayor número de enfermos de COVID-19 entre finales de enero y principios de febrero, cuando también se batió el récord de camas de UCI ocupadas (254, el pasado 8 de febrero). Las primeras semanas del año 2021 fueron también las de mayor número de fallecidos.

Hasta el 11 de junio (13 semanas de pandemia), se registraron 619 fallecidos con COVID en Galicia; entre el 7 de agosto y el 31 de diciembre, unas 21 semanas, el número de decesos notificados fue de 781. Sin embargo, solo en lo que va de año 2021, apenas dos meses, Sanidade ha confirmado la muerte de 820 personas; esto supone que en las ocho primeras semanas del año se notificaron el 37 % del total de fallecidos durante la pandemia.

RESIDENCIAS

Los diferentes picos de contagios y muertes han tenido su reflejo en las residencias de mayores de la comunidad. Según los datos de Política Social, el primer caso de COVID confirmado fue el de una usuaria de Nosa Señora da Asunción, en Caldas de Reis, el l7 de marzo, y la primera persona fallecida fue un residente de San Carlos de Celanova (el 19 de marzo).

En los primeros meses de la pandemia, el mayor número de ancianos contagiados se registró el 18 de abril, cuando había 895 enfermos; y tras el respiro de julio, a partir de agosto se reinició la escalada de contagios que alcanzó un pico de 454 el pasado 10 de octubre, y otro de 513 casos el 22 de noviembre.

A lo largo de la pandemia han muerto 782 usuarios de residencias, bien en los propios centros, bien en hospitales o residencias integradas, lo que supone un 35,2 % del total de decesos en Galicia. Entre marzo y diciembre de 2020 fallecieron 579 usuarios de residencias, mientras que, en lo que va de 2021, han muerto otros 203 usuarios.

DIAGNÓSTICO Y VACUNACIÓN

A lo largo del último año, según los datos publicados por Sanidade, se han realizado más de 1,6 millones de pruebas PCR y más de 740.000 test serológicos, una capacidad de detección de contagios que se ha incrementado exponencialmente en los últimos meses.

De hecho, además de las pruebas periódicas entre el colectivo sanitario y los profesionales y usuarios de residencias, desde hace algunos meses, Sanidade lleva a cabo de forma constante cribados poblacionales masivos para detectar casos de enfermos asintomáticos, especialmente en municipios con una incidencia del virus más elevada (si bien, es cierto que el nivel medio de participación en estas pruebas voluntarias raramente supera el 70 %, y el número de casos positivos confirmados no ha sido muy elevado).

Junto con los cribados poblacionales (y los que se hacen en colectivos laborales concretos o en centros educativos), la principal novedad en la gestión de la pandemia de las últimas semanas es la vacunación, que comenzó en Galicia el 27 de diciembre pasado, en las residencias de mayores, y continuó con otros profesionales sanitarios y sociosanitarios, mayores de 80 no residentes y profesores. A día de hoy, se han administrado en Galicia más de 200.000 dosis de vacunas contra el COVID, lo que supone en torno al 80 % de las dosis recibidas desde el Gobierno.

APRENDIZAJE Y EXPERIENCIA

El último año de pandemia ha provocado también un aprendizaje a marchas forzadas sobre como enfrentar esta crisis sanitaria, tal y como ha señalado a Europa Press Juan Gestal, profesor Emérito de Medicina Preventiva y Salud Pública, quien ha destacado la experiencia adquirida, desde el punto de vista epidemiológico, sobre la transmisión del virus a través de aerosoles o el papel de los asintomáticos.

Gestal también ha apuntado que esta pandemia ha enseñado a "no menospreciar cualquier amenaza", así como "la necesidad de estar bien preparados". "Hemos comprobado que nuestro Sistema Nacional de Salud no es tan bueno como creíamos. Necesita muchas reformas y dotaciones. Se prometió la realización de un Libro Blanco cuando esto termine. Veremos qué se hace", ha apostillado.

Además, ha añadido que la pandemia ha llevado a un cambio muy importante, casi "una revolución", como es la introducción de las vacunas de ARN mensajero, "que son más rápidas de producir y adaptar a los cambios". "Estamos viviendo un hito en cuanto a rapidez de producción de las vacunas, y asistiendo a la primera campaña de vacunación mundial", ha recalcado.

BUENA GESTIÓN Y ASPECTOS MEJORABLES

Gestal ha señalado que en Galicia se ha hecho una gestión de la pandemia "bastante buena", con medidas como anticipar el cierre en la primera ola, "muy importante para salvar vidas", todo ello ayudado por la dispersión poblacional. "Los datos en comparación con otras Comunidades Autónomas hablan por sí solos", ha aseverado.

Entre los aspectos que ha destacado positivamente Gestal está la actuación en los centros docentes y en las residencias de mayores, teniendo en cuenta que el modelo de estas residencias "no es adecuado para una pandemia respiratoria en la que hay que realizar aislamientos". "Una vez que pase la pandemia hay que reflexionar sobre como debe ser la atención de los mayores e introducir muchos cambios", ha afirmado.

Por contra, entre los aspectos que debieron hacerse "mucho mejor" para Juan Gestal, están el rastreo de los contactos y la protección del personal sanitario.

"MOMENTO DELICADO"

Con respecto a las expectativas de futuro, este experto ha advertido de que el actual es "un momento delicado", en pleno proceso de desescalada con incidencias "todavía muy altas" de la enfermedad. A ello se suma el riesgo de una posible nueva ola por la variante británica, de elevada transmisibilidad y mayor letalidad.

"Esto obliga a ser muy prudentes, sobre todo cuando tenemos ahí las vacunas, la luz al final del túnel", ha aconsejado, y ha insistido en la importancia de mantener el "esfuerzo" unos meses, de limitar los encuentros e interacciones y extremar las medidas de prevención.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento