Vecinos de Carabanchel Alto se mostraron este martes preocupados por la creación de una Instalación de Incineración de Residuos Peligrosos junto a viviendas y un colegio en las antiguas cocheras de la EMT.

Los vecinos de la zona han iniciado una campaña para paralizar el proceso y exigir técnicas seguras

En un comunicado, los vecinos denuncian que la Comunidad de Madrid ha dado el visto bueno a la descontaminación de este terreno, situado en el número 21 de la avenida de Carabanchel Alto, mediante la incineración in situ de residuos peligrosos, lo que puede producir emisiones tóxicas. Por ello, los vecinos del entorno han iniciado una campaña para paralizar el proceso y exigir el uso de técnicas seguras, fuera de núcleos urbanos y que no afecten al medio ambiente.

La Dirección General de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid declaró suelo contaminado por hidrocarburos el solar de las antiguas cocheras de la EMT de "Buenavista", en Carabanchel Alto. Esta empresa, como propietaria del solar, está obligada a realizar la descontaminación, que comenzaría en los próximos meses.

El método "más barato"

"Pero la EMT ha elegido el método más barato y más peligroso para descontaminar los suelos: una técnica denominada 'desorción térmica', que consiste en la incineración de residuos peligrosos, in situ, en las mismas cocheras", señalan los vecinos, pues "este procedimiento puede producir emisiones nocivas para la salud".

Piden que el tratamiento de las tierras contaminadas se realice fuera de zonas urbanas

La Comunidad de Madrid, mediante resolución de 15 de enero, ha autorizado este procedimiento, y el 20 de enero decidió no realizar el preceptivo Estudio de Impacto Ambiental, delegando su elaboración en el Ayuntamiento de Madrid, titular de la EMT y que, "al ser parte interesada, podría no hacer un estudio objetivo", indican.

Las antiguas cocheras están rodeadas de viviendas, y a escasos metros se encuentra un colegio de primaria. Por ello madres y padres del centro educativo, y vecinos de la zona, están alarmados, ya que temen poder verse expuestos a una contaminación del aire perjudicial para su salud.

Recogida de firmas

Para impedirlo han procedido a la colocación de pancartas en las ventanas y han firmado un escrito dirigido a la Consejería de Medio Ambiente, en el que exigen que el tratamiento de las tierras contaminadas se realice en otro lugar, fuera de zonas urbanas, mediante un procedimiento seguro; que los horarios se reduzcan para limitar al máximo la molestias; y que sea la Comunidad de Madrid quien haga el Estudio de Impacto Ambiental y el seguimiento de los trabajos, en lugar del Ayuntamiento de Madrid.

Los vecinos afectados instalarán este miércoles mesas de firmas en la calle Allariz a partir de las 16:15h. La Asociación de Vecinos de Carabanchel Alto apoya su petición y ya ha presentado sendos recursos ante la consejera de Medio Ambiente.

Las antiguas cocheras de la EMT en Carabanchel Alto fueron cerradas en 2006, trasladando sus instalaciones a una nueva parcela en el PAU de Carabanchel, lo que ya fue denunciado en su día por los vecinos como una operación especulativa y un fraude urbanístico, al convertir en residencial un solar dotacional.