El Gobierno se repliega y cree ahora "difícil" tener una Semana Santa normal

La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero interviene durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en el Complejo de la Moncloa, en Madrid (España), a 2 de febrero de 2021.
La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Monter, en rueda de prensa.
EUROPA PRESS/M.FERNÁNDEZ

El Gobierno ha replegado este martes las expectativas sobre la posibilidad de tener una semana Semana Santa más o menos normal que permita viajar entre unas comunidades y otras. "Es difícil que pueda haber una movilidad normalizada en ese periodo; es difícil que exista una libre circulación de personas en el tránsito aéreo o en el tránsito del turismo", ha dicho la portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, deshaciendo el camino que otros miembros del Gobierno habían andado en los días previos hacia la posibilidad de que la Semana Santa sea algo parecido a normal este año.

"Salvo que existan incidencias acumuladas bajas tendremos que reiterar las medidas que actualmente ponemos en marcha para evitar que se produzca esta cuarta oleada", ha añadido Montero, adhiriéndose a las palabras de la víspera del director del CCAES, Fernando Simón, que este lunes fue muy gráfico al manifestar la incógnita que supone la Semana Santa en plena tercera ola. "No sé cuándo es", confesó.

Montero ha asegurado al término del Consejo de Ministros que "no hay debate" sobre la Semana Santa y desde el Gobierno se alude a una "campaña interesada" para atribuir al Ejecutivo el querer "salvar la Semana Santa" tras una Navidad que ha vuelto a descontrolar la pandemia. Pero lo cierto es que desde hace días desde mismo Ejecutivo, empezando por el presidente, se estaban lanzando mensajes de esperanza con respecto al primer periodo de vacaciones del año.

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, manifestó el lunes "empeño" del Gobierno en que el proceso de vacunación avance "para la reactivación de un sector tan importante como el turístico" y de cara a la "temporada de Semana Santa que tenemos que preparar, ver si se dan las condiciones de seguridad sanitaria para abordarla". Según dijo, su Ministerio está preparando planes de cara a la Semana Santa, aunque se está a la espera de ver si la situación epidemiológica permitirá un periodo de vacaciones que se asemeje a la normalidad.

Poco antes, en la inauguración del AVE Madrid-Elche-Orihuela, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, había manifestado su esperanza de "recuperar totalmente la movilidad en los próximos meses".

Montero ha negado este martes la mayor al asegurar que el Gobierno no está pensando en la Semana Santa, pero en el área económica no se pierde de vista las primeras vacaciones del año. El de Industria, Comercio y Turismo apuntan que, aunque la ministra es plenamente consciente de la pandemia, también tiene que velar por el turismo y, aunque de momento es más la expresión de un "deseo" que una certeza, esto hace que trabaje con la expectativa de poder "reanimar" el sector, no con viajes internacionales, sino con actividades tan ‘normales’ como salir a la sierra, tomar algo en un bar o el turismo interior.

La pandemia también pesa en el Ministerio de Asuntos Económicos, donde no se oculta la esperanza puesta en el avance de la vacunación en los próximos meses para ver si es posible una progresiva apertura, que no solo afectará positivamente a la economía, también al estado de ánimo general de los ciudadanos.

Estos mensajes provocaron incredulidad y reproches fuera del Gobierno y una advertencia muy clara que llegó nada menos que desde el Ministerio de Sanidad. Preguntado por la posibilidad de tener una Semana Santa normal, el doctor Simón recalcó el lunes que "la evolución ahora es buena pero no se puede confundir una evolución aceptable con una situación aceptable, lo será cuando estemos en una incidencia de 150 o 100 pero desde luego no cuando estamos en 500, 300 o 200».

Mientras, la presidenta de Navarra, María Chivite, ha advertido este martes de que este año no habrá de nuevo Sanfermines y las ciudades se preparan ya para suspender o reducir a su mínima expresión las procesiones de Semana Santa. La Asociación de Consumidores y Usuarios en Red ya ha desaconsejado contratar viajes para esos días a pesar del anuncio "optimista" de Maroto y ha mostrado su "sorpresa y preocupación", por las expectativas que pueden generar en los consumidores y usuarios. 

Precisamente, el presidente del PP, Pablo Casado, y el diputado de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, coincidieron en reprochar al Gobierno que genere "falsas expectativas"

Para el líder popular es "muy, muy arriesgado" hablar de la Semana Santa y el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, ha advertido de que "en este momento no es ninguna prioridad salvarla, la prioridad es salvar personas, empresas y empleos". "Hemos de tomar conciencia de que estamos a unos cuantos meses de la superación de la pandemia".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento