Ayudas a familias monoparentales
Más ayudas para las familias monoparentales (FLICKR) FLICKR

Dicen los sociólogos que cada día son más las mujeres de desean saciar el instinto maternal cuando aún no han encontrado una pareja estable en sus vidas. Y muchas otras las que se quedan con los niños cuando se rompen sus matrimonios. Dos realidades que han provocado que las familias monoparentales con hijos en Andalucía hayan aumentado casi un 26% en los últimos cinco años.

En la actualidad, este tipo de familias representan el 11% de todos los hogares andaluces

Este incremento se mantiene constante en los últimos años. Si en 2003 había en la comunidad 66.800 personas solas con hijos, un año después eran 68.900 y en 2005 se elevaron hasta 76.000. En 2006 se incorporaron 200 familias monoparentales más, en 2007 llegaron a 77.100 y el pasado año eran 84.000, según el Instituto de Estadística de Andalucía (IEA). En la actualidad, este tipo de familias representan el 11% de todos los hogares andaluces (84.000 de 2.826.800).

Lo más curioso es que mientras el crecimiento se mantiene constante en el número de mujeres, cuando se hace referencia a los hombres son habituales los altibajos. Entre 2007 y 2008 las familias monoporentales con hijos de madre sola subieron el 13,4%, por el 21% que cayeron las de padre solo. Aquellas pasaron de 67.100 a 76.100 y éstas, de 10.000 a 7.900.

Mercado de trabajo

La tendencia cambia cuando se hace referencia al mercado de trabajo. En este caso, más del 72% de los padres solos con hijos tienen trabajo, mientras que la tasa de empleo de las madres en esta situación se queda en el 49%. De los 7.900 hombres, 5.700 están ocupados y 1.500 engrosan las listas del Inem. Mientras, de las 76.100 mujeres, 49.200 están trabajando y 12.600 están en el paro.

Por otro lado, los hogares monoparentales sin hijos logran una subida del 38%. Y lo hacen tanto los integrados por un hombre, que crecen un 59,5%, como por una mujer, el incremento es del 26%.

Más hombres independizados

Los sociólogos aseguran que el hombre siente menos arraigo en su familia y se marcha antes de la casa de sus padres. Y la medicina nos enseña que la mujer suele tener una esperanza de vida mayor que el hombre. Dos ideas que avalan los datos. El número de hombres menores de 35 años que viven sólo casi duplica al de las mujeres (52.500 por 19.500). Los números se dan la vuelta al hacer referencia a los mayores de 65 años. Ahí están por encima las mujeres (372.800 por 298.200 hombres), según el IEA.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE TU CIUDAD