La profunda reflexión de Iker Jiménez sobre Maradona: "Hay que separar a la persona del mito"

Iker Jiménez, en 'Cuarto Milenio'.
Iker Jiménez, en 'Cuarto Milenio'.
MEDIASET

Iker Jiménez reflexionó este domingo sobre la figura de Diego Armando Maradona, quien falleció el pasado 25 de noviembre a causa de un paro cardiaco. El presentador le dedicó unas palabras en el cierre de Cuarto milenio, el programa que conduce cada domingo en el prime time de Cuatro.

El periodista confesó no sentirse sorprendido por las reacciones que generó la muerte del argentino a los 60 años, pues su vida estuvo repleta de luces y sombras. Asimismo, reconoció ser "maradoniano" desde su niñez.

Jiménez le agradeció a Maradona "las aventuras" que les proporcionó a los amantes del futbol durante su trayectoria futbolística. Sin embargo, aclaró que le admira en lo que al mito se refiere: "En la vida personal llevaba una vida bastante desencuadernada, no es ejemplo de nada".

El comunicador opinó que habría que diferenciar entre la persona y el mito, y recordó otras personalidades que no brillaron por sus actos, pero sí por sus virtudes, como Camarón, Marilyn Monroe y a Michael Jackson. "Hay una fuerza extraordinaria, rara, en el icono", valoró Jiménez.

"No comparto muchas de las áreas oscuras", insistió el presentador. "¿Cómo es posible que le perdonemos? Es una pregunta que me va a perseguir esta semana y que tiene que ver con la figura del mito, del libertador. Fue el ejemplo de David contra Goliat", añadió.

"Lo lógico y lo inteligente sería hacer como hacen muchos: decir que Maradona era un desastre y callarme lo que siento de verdad. Le debo mucho al Diego. Muchos momentos de felicidad absoluta viéndole, saltando con él, cuando hizo el gol que todo niño quiso hacer alguna vez...", se sinceró el presentador.

"Espero que sus errores profundos como persona concreta pasen a un segundo plano si es posible. Entiendo perfectamente que en Argentina mucha gente llorase, periodistas... Y que seguidores de equipos irreconciliables se abrazasen", admitió.

Finalmente, zanjó: "Es el símbolo, como decía Alessandro. En mi fuero interno, yo también diría: 'Te perdonamos, Diego por todo lo que nos diste, lo políticamente correcto'. Vuelvo a ser el niño con el bocata de Nocilla, el Mundial 82 y el Diego con el brazalete".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento