Condenan al Ayuntamiento de Vila-seca a indemnizar a un vecino por el exceso de ruido de la discoteca Pacha La Pineda

  • El juzgado ordena insonorizar el establecimiento de ocio porque vulnera los derechos fundamentales de los vecinos.
  • La sentencia constata que la inactividad del Ayuntamiento fue "extraordinariamente prolongada en el tiempo".
Exterior de la discoteca Pacha La Pineda de Vila-seca (Tarragona).
Exterior de la discoteca Pacha La Pineda de Vila-seca (Tarragona).
GOOGLE MAPS

El juzgado de lo contencioso-administrativo número 1 de Tarragona ha ordenado al Ayuntamiento de Vila-seca (Tarragona) que actúe urgentemente ante las molestias ocasionadas a los vecinos por la discoteca Pacha La Pineda y que ordene una completa insonorización del recinto. 

En una sentencia a la que ha tenido acceso la agencia ACN, la jueza estima el recurso presentado por un vecino próximo a la discoteca, el cual alegaba que la superación de los límites acústicos marcados por la normativa, además de los desórdenes, peleas y escándalos en la calle hasta altas horas de la madrugada, vulneraban varios derechos fundamentales. 

El contencioso le ha dado la razón y constata "la ausencia de esfuerzos adecuados" por parte de la administración, que tendrá que indemnizar al perjudicado con 5.000 euros.

En el recurso presentado, vecinos de la calle Amadeu Vives de Vila-seca se quejaban de que los ruidos eran incompatibles con el descanso nocturno. Denunciaban que la discoteca no respetaba el horario de cierre, no impedía el consumo de bebidas en la calle y que tampoco evitaba la acumulación de personas fuera el local hasta las siete de la mañana.

Los demandantes relataban que habían denunciado la situación ante el Ayuntamiento y la Policía Local en varias ocasiones y que ante su "pasividad" encargaron un informe pericial que concluía que los ruidos procedentes de la discoteca, de hasta 70 dB, superaban "gravemente" los niveles máximos sonoros previstos por la normativa.

El Ayuntamiento no hizo nada

Una vez escuchadas las versiones de los demandantes y del Ayuntamiento, la jueza ha estimado parcialmente el recurso contencioso-administrativo presentado contra la inactividad en el control y corrección de la contaminación acústica procedente de la discoteca Pacha, y ha confirmado que el establecimiento ha vulnerado los derechos de los vecinos.

La sentencia constata también que "la inactividad municipal en este caso es extraordinariamente prolongada en el tiempo", dado que la discoteca tiene licencia desde el 1995, y concluye que la contaminación acústica producida por la discoteca y la permisividad de conductas irreverentes de sus clientes, vulneran los artículos 15 y 18 de la Constitución española.

La jueza razona que "el reconocimiento del ocio no ha sido obstáculo para que los tribunales reconozcan la prevalencia del derecho al descanso, a la tranquilidad, al goce del domicilio como lugar ajeno a las inmisiones molestas, ante el derecho al ocio y sus diferentes manifestaciones". Y añade: "No se trata de acabar con las fiestas, pero si de ponerles límites, de regularlas, de forma que su ejercicio se efectúe de la manera que menos perjudique a terceros".

Insonorización obligatoria

La sentencia subraya también que el interés particular no tiene que ceder ante el general, puesto que las reuniones o fiestas que se hacen a la discoteca pueden celebrarse, dice, sin causar molestias a los vecinos. A la vez, insiste que el Ayuntamiento "tendría que haber ejercido el control adecuado para que se respetaran los niveles de ruido permitidos".

Por este motivo, ordena al Ayuntamiento que adopte, lo mejor posible, "todas aquellas actuaciones y resoluciones oportunas porque cesen las inmisiones, a fin de preservar los derechos fundamentales" y que proceda a ordenar una completa insonorización de la discoteca Pacha y su recinto.

En cuanto a la indemnización reclamada, de 5.000 euros por daños morales, la jueza no ha considerado procedente otorgarla a la comunidad de propietarios, pero sí a uno de los vecinos "por el sufrimiento sufrido a raíz de la inactividad del Ayuntamiento a raíz de las quejas presentadas reiteradamente, y la documental clínica y las facturas aportadas para afrontar los gastos de insonorización de la vivienda".

El abogado del demandante, Joaquim Martí, ha valorado que hace falta que el ocio nocturno sea compatible "con los derechos de los vecinos de poder vivir en casa suya y descansar". Además, ha subrayado que los ayuntamientos, cuando otorgan una licencia de actividad, tienen "la obligación" de supervisarla y que no se cometan infracciones. "Por eso la jueza condena al Ayuntamiento por inactividad", ha insistido Martí, especializado en la defensa de litigios por ruidos.

Por su parte, fuentes municipales han explicado a la agencia ACN que el Ayuntamiento asumirá la resolución judicial y no presentará recurso. El consistorio de Vila-seca también ha garantizado que exigirá a la discoteca Pacha La Pineda que incorpore todas las medidas requeridas en la sentencia dictada por el juzgado de lo contencioso-administrativo el pasado 11 de noviembre.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento