La nueva línea Diagonal de Metro unirá el aeropuerto con el suroeste de Madrid

Mapa del proyecto de ampliación de la Línea 11 del Metro de Madrid.
Mapa del proyecto de ampliación de la Línea 11 del Metro de Madrid.
Henar de Pedro

Los fondos europeos frente a la pandemia están abriendo la oportunidad de realizar inversiones públicas impensables hace unos meses y la Comunidad de Madrid quiere aprovechar para reestructurar el mapa de Metro con una nueva línea diagonal que conecte el aeropuerto con el suroeste.

El macroproyecto se apoyará en el plan de ampliación de la Línea 11 desde Plaza Elíptica hasta Conde de Casal, ya en marcha y que será licitado el año que viene, añadiendo ocho paradas hacia el norte –entre ellas, una en el aeropuerto– y ampliando también la línea por el sur hasta Cuatro Vientos.

El vicepresidente regional, Ignacio Aguado, y el consejero de Transportes, Ángel Garrido, han presentado este lunes ayer un proyecto que aspira a convertirse en una "gran línea vertebradora de Metro" y que tendrá que estar finalizado antes del año 2026, requisito fundamental para poder acceder a los fondos europeos.

El proyecto de la nueva línea diagonal será remitido al Gobierno central por la Comunidad junto al resto de planes de las demás consejerías en los próximos días. Moncloa expresó su voluntad de enviar todos los proyectos a Bruselas tras la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, probablemente a comienzos de enero.

La Comisión Europea deberá, finalmente, dar el visto bueno al envío de los 1.600 millones de euros necesarios, previsiblemente en verano. Fuentes de la Comunidad confían plenamente en que el proyecto será aprobado porque encaja con los requisitos al consistir en una transformación estructural de la movilidad en Madrid y avanzar hacia los objetivos de transición ecológica.

La nueva línea favorecerá, según defiende la Comunidad, la descentralización de la movilidad en la ciudad, "configurando una alternativa de transporte público que evita el paso obligado por las áreas centrales de Madrid y que mejora la conexión de barrios como el PAU de Carabanchel o los nuevos desarrollos de Valdebebas", en los extremos suroeste y noreste de la capital.

La conexión con estos desarrollos es la principal innovación del proyecto, que contará con dos nuevas estaciones en Valdebebas Norte y Ciudad de la Justicia –que actuará como intercambiador con la estación de Cercanías de Valdebebas– y conectará la T4 del aeropuesto con Mar de Cristal, Arturo Soria, Pueblo Nuevo, La Elipa, Vinateros y, finalmente, Conde de Casal.

El primer tramo que comenzará a ser construido, según las previsiones de la Comunidad, en 2022, es el que unirá Plaza Elíptica con Conde de Casal. Desde esta estación, que se convertirá en un intercambiador de metro y autobuses con zona comercial, se construirá un nuevo túnel que conectará con las estaciones de Atocha Renfe y Palos de la Frontera y que tendrá nuevas paradas en Madrid Río y Comillas, en los distritos de Arganzuela y Carabanchel, respectivamente.

Finalmente, el plan incluye extender la línea desde la que es actualmente la última parada de la Línea 11, La Fortuna, ubicada en el PAU de Carabanchel, hasta la estación de Cuatro Vientos.

Este no será el único proyecto de ampliación de Metro para el que la Consejería de Transportes aspira a recibir financiación europea. La Comunidad planea llevar a cabo las prolongaciones prometidas por Isabel Díaz Ayuso en campaña electoral de la línea 3, que conectará Villaverde con Metrosur por la estación de El Casar, y la línea 5, que se extenderá desde Alameda de Osuna hasta la T4.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento