Arturo González Panero
Arturo González Panero, el alcalde de Boadilla del Monte.

Igual que el rey Arturo pensaba que su Camelot era inmortal, el ya ex alcalde de Boadilla (dimitido a la fuerza), Arturo G. Panero, creía que este municipio madrileño era su reino particular. Diez años llevaba en la alcaldía y en todo este tiempo se rodeó de una corte de 45 altos cargos y concejales que sólo en 2009 iban a suponer un gasto de 2,3 millones en sueldos, una cifra muy elevada para un municipio de sólo 41.000 habitantes.

«El rey Arturo», así se le conoce en Boadilla, tenía un sueldo de 85.355 1 al año. No dudó en colocar entre sus 28 cargos de confianza a amigos y conocidos, como Laura Samaniego (48.818 1), prima de su mujer. Su jefa de gabinete es Elena Cerezo Rodero (57.399 1), esposa del portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, David Pérez.

A Brasil a la Fórmula 1

Una de sus amigas íntimas, Alicia Asensio (43.686 1), ocupa esta legislatura el puesto de directora de Protección Civil en Boadilla. Su mano derecha en la Alcaldía es el constructor y abogado Tomás Martín Morales. Panero le nombró director general (79.103 1) del Ayuntamiento, a pesar de que la oposición denunció esta decisión, ya que la Ley de Régimen Local no permite a los consistorios de menos de 250.000 habitantes tener este puesto.

El ex alcalde es amigo de sus amigos. Por ello, no dudó en colocar también a la esposa de Martín Morales, Rosalía de Padura, en su lista de 17 concejales (64.016 1). Lleva el área de Mujer y Empleo. Con ellos no dudó en viajar a Brasil el 31 de octubre de 2007 para ver a Fernando Alonso en el Gran Premio de ese país. Ese día había Pleno en el Consistorio, pero alegó que estaba enfermo.