En duda la aparición de Christian Chávez en el reencuentro de RBD por haber sido acusado de violencia doméstica

El cantante Christian Chávez, en 2019.
El cantante Christian Chávez, en 2019.
Carlos Tischler / GTRES

De confirmarse, sería la segunda baja sensible del esperado reencuentro del grupo RBD, aquel que saltase a la fama gracias a la exitosa serie de televisión Rebelde (no confundir con Rebelde Way). Y es que después de la ausencia de Dulce María, parece que los espectadores tampoco podrán disfrutar de la voz de Christian Chávez.

Sin embargo, en el caso del cantante y actor mexicano de 37 años no será por una razón tan buena como el embarazo de la autora de Lo Que Ves No Es lo que Soy-primer single de su próximo álbum, Origen-, sino que sus motivos son bastante más peliagudos.

El reencuentro se producirá el próximo 26 de diciembre y el propio Chávez revelaba recientemente parala revista Quiénlo entusiasmado que está por volver a reunirse con sus compañeros encima de un escenario después de 12 años. Pero todo indica en que esto nunca se producirá.

Los aficionados a la banda azteca (que en su totalidad estaba formada por Alfonso Herrera, Anahí, Christian Chávez, Christopher Uckermann, Dulce María y Maite Perroni y que tenía éxitos como Sálvame, Solo quédate en silencio u Otro día que va) han despertado con las palabras del abogado Óscar Mora.

El letrado representa a Maico Kemper, un maquillador profesional holandés que es la expareja de Chávez. Mora ha declarado que el actor podría ser citado a declarar por el juez de control por la demanda que se interpuso contra él en mayo de este mismo año por un supuesto delito de violencia doméstica.

El abogado ha explicado que, de coincidir con el concierto (que se llamará Ser o parecer), pondría en serias dudas la participación de Chávez: "Si la audiencia fuera antes, dependerá de la medida cautelar que llegase a fijar en contra del imputado".

Y es que una de esas medidas cautelares que se pueden fijar en la vista, dependiendo de lo que considere el juez, es la de prisión preventiva justificada. "Si algún concierto, alguna actividad profesional que llegara a tener la contraparte se cruza con la imposición de una medida cautelar que impida la salida del territorio o de una demarcación o inclusive la aplicación de una prisión preventiva justificada, pues evidentemente no podría estar en dicha actividad profesional", explicó el letrado al programa Sale el Sol.

Asimismo, Mora insistió en que, debido a que recientemente han acudido a los juzgados a presentar más pruebas en contra de Chávez, es bastante probable que en un breve lapso de tiempo la justicia llame a Christian y que tenga que responder ante la autoridad pertinente.

"Estamos ya a muy pocos pasos de poder acudir ante un juzgado de control en materia penal a fin de que se pueda formular imputación y, en su caso, se pueda dictar un auto de vinculación a proceso", manifestó Mora, que puntualizó que el actor y cantante no puede bajo ningún concepto acercarse a Kemper.

"[En caso de] que Christian llevara a cabo actos de intimidación, hostigamiento en agravio de Maico, se daría aviso de inmediato a la autoridad correspondiente, para que esta a su vez lleve a cabo medidas de apremio que pueden consistir desde una multa a un arresto por 36 horas", añadió el abogado.

La versión de Chávez

Aunque a día de hoy, tal y como explica la revista Quién, Christian Chávez ha asegurado que no puede dar declaraciones para explicar su postura por recomendación de sus abogados, en su momento ya hizo público un comunicado tachando de falsas todas las acusaciones de su expareja sobre que lo había agredido.

Pocos días después de aquel escrito de mayo, el intérprete de La casa de las flores grabó un vídeo avanzando que demandaría a Kemper por difamación. "Estoy pasando por un proceso un poco complicado que se va a arreglar por la vía legal; ya se están tomando acciones. Yo no pienso difamar a nadie porque no está en mi esencia y no es lo que busco. Creo fielmente en la justicia y en la verdad", comenzó diciendo Chávez, que relató cómo, tras romper él la relación, Kemper quiso chantajearlo para que volvieran a estar juntos. Al negarse, comenzó esta campaña de desprestigio con violencia intrafamiliar incluida.

"Lo que sí les puedo decir es que las relaciones tóxicas son algo que te puede costar muchísimo si no alzas la voz desde un principio. Es muy fácil de pronto darle el consejo a tu amigo, a un familiar, pero de pronto verlo en ti mismo... uno tiende de pronto a romantizar ciertas situaciones", finalizó. Poco después su equipo de abogados ponía una denuncia ante la Fiscalía General de Justicia contra Kemper por varios delitos, entre ellos el de extorsión.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento