'Supernanny'
Rocío Ramos-Paúl es la 'Supernanny'. ROBERTO GARVER / CUATRO

Tras la gran acogida cosechada en sus anteriores ediciones, Supernanny regresa a Cuatro, de la mano de Magnolia TV, esta noche (21.30 h).

Para los seguidores de Rocío Ramos-Paúl, ya son familiares algunas técnicas como "la silla de pensar", el "refuerzo positivo" o el "reparto de responsabilidades". Con ellas, la psicóloga especializada en niños de Cuatro ha conseguido resultados casi milagrosos con niños que tenían a sus padres muy desorientados.

Supernanny aplica unas técnicas imaginativas con gran contenido emocional.

En su cuarta temporada, Supernanny abordará dos de los problemas que más desajustan la vida familiar: la alimentación y el sueño. Asimismo, Ramos-Paúl se enfrentará a aspectos tan básicos como los hábitos diarios o la necesidad de organización, sobre todo cuando las familias son numerosas.

Avalada por una amplia trayectoria con niños y adolescentes, Rocío Ramos-Paúl propone en cada entrega un esquema basado en la aplicación de unas técnicas imaginativas con gran contenido emocional. Los métodos -que incluyen un sinfín de consejos útiles y fáciles de aplicar para los espectadores- se han demostrado eficaces incluso con los niños más traviesos y rebeldes.

El caso de esta noche

Cristina y Javier dedican todo su tiempo a la educación de sus cuatro hijos: Adrián, el mayor de seis años, y los trillizos de cuatro (Ángel, Laura y Álvaro). Estos padres viven en un continuo estado de agotamiento. En esta casa es difícil encontrar un momento  de tranquilidad. Las continuas trastadas de los pequeños  se mezclan con numerosas rabietas, peleas, gritos y  llantos. Además, la madre no se atreve a salir con ellos  a la calle por miedo a que se le escapen.

La profesional

Rocío fue seleccionada entre más de 250 profesionales altamente cualificados en el sector de la psicología de la educación. Lleva más de doce dedicada a la educación de niños y adolescentes. Ha desarrollado su actividad profesional tanto en el ámbito privado como en instituciones públicas. Se declara una apasionada de su profesión y muy especialmente de los temas relativos a los niños.

Las técnicas de las que se sirve Rocío en su trabajo están basadas en la psicología cognitivo-conductual y a menudo se apoya en su creatividad para dar un enfoque distinto a esos métodos. El recurso a actividades lúdicas y el refuerzo de los comportamientos positivos confieren a su labor un tono positivo, divertido y ameno.