Tzipi Livni y Javier Solana
La ministra de Exteriores israelí, Tzipi Livni, y el alto comisionado de la UE Javier Solana, este miércoles, en Bruselas (O. HOSLET / EFE) EFE/OLIVIER HOSLET

Israel garantizdó este miércoles a la Unión Europea que abrirá todos los corredores que sean necesarios para facilitar la asistencia humanitaria en Gaza, aunque seguirá impidiendo la normalización de la vida económica de la franja y la ayuda a la reconstrucción, pese a la petición de los Veintisiete.

"Nuestra misión y la de la ONU han obtenido luz verde para entrar. En lo que se refiere a la cuestión humanitaria, creo que hemos conseguido bastante", aseguró el ministro de Exteriores checo y de turno de la UE, Karel Schwarzenberg, en rueda de prensa junto a la titular de Exteriores israelí, Tzipi Livni.

El derecho de Israel a defenderse incluye el derecho a evitar el contrabando de armas de Irán a Hamás"

Livni, por su parte, manifestó que ha hecho entender a los Veintisiete, en una reunión en la que estuvo presente el ministro español, Miguel Ángel Moratinos, que "el derecho de Israel a defenderse incluye el derecho a evitar el contrabando de armas de Irán a Hamás".

Pero la UE reclamaba que los pasos fronterizos deben ser también abiertos para dejar entrar ayuda a la reconstrucción y para permitir una mayor normalidad en Gaza, con el argumento de que esto redundará en la seguridad de Israel, ya que serviría para evitar el paso ilegal de mercancías, entre ellas, armas para Hamás.

Se calcula que son necesarios unos 400 cargamentos de ayuda humanitaria diarios para satisfacer las necesidades de Gaza, según la ONU, lejos de los 170 que se esperaban este miércoles a través de los puestos de Kerem Shalom, Karni y Nahal Oz.