Sanitarios supervisarán las autopruebas de contagio de Covid en institutos catalanes tras las críticas al Govern

Alumnos de cuarto de ESO de un instituto de Tarragona en fila y con mascarilla durante el primer día de clase, el 14 de septiembre de 2020.
Alumnos de cuarto de ESO de un instituto de Tarragona en fila y con mascarilla.
ROGER SEGURA / ACN

La Generalitat ha decidido que personal sanitario supervise las autopruebas que los alumnos catalanes de ESO y posobligatoria deberán realizarse con ayuda de los profesores en los centros educativos para comprobar si están contagiados de Covid, han confirmado fuentes de la consellería de Educación. Esta determinación ha llegado después de las críticas de la comunidad educativa y el sector sanitario a la iniciativa del Govern de introducir las automuestras entre estos estudiantes.

Fuentes de Educación han concretado que los profesionales que supervisarán las pruebas podrán ser médicos, enfermeras u otro tipo de personal sanitario, dependiendo del territorio donde estén ubicados los centros educativos.

Por su parte, el secretario de Salud del Govern, Marc Ramentol, ha explicado este viernes que habrá "una pequeña supervisión" de sanitarios "orientada a asegurar que el proceso se realiza de forma secuencial", es decir, siguiendo todos los pasos necesarios, empezando por la higiene de manos.

Asimismo, ha detallado que en esa supervisión, además de médicos y enfermeras, podrán participar "personas que han recibido formación para hacer frotis", como por ejemplo, personal de ONGs o que haya participado en cribajes en centros de salud.

También ha asegurado que "el sistema educativo tendrá todo el acompañamiento necesario del sistema sanitario". 

Además, ha dicho que las automuestras "no comportan riesgo biológico" para los profesores, porque se las hace el propio alumno.

La decisión de incorporar la supervisión de personal sanitario se ha tomado después de que la consellería de Educación anunciase que los alumnos de ESO y de educación posobligatoria que tengan que someterse a una prueba PCR por la aparición de un contagio dentro del grupo escolar estable se harán ellos mismos el frotis nasal, guiados por profesores, en lugar de hacerlo el personal sanitario.

Las críticas de los sindicatos del sector educativo

Tras el anuncio de la consellería de Educación, el nuevo protocolo suscitó el rechazo unánime de la comunidad educativa, desde sindicatos a asociaciones de familias, y de la mayoría del sector sanitario.

"La sorpresa ha llegado cuando el Departament ha optado, de manera unilateral, y sin consultar previamente a ninguno de los actores educativos, por sustituir los cribados en los centros educativos hechos por profesionales de la salud por lo que llaman 'auto muestras', hechas por los propios alumnos a partir de 1º de ESO y con supervisión y control por parte de los tutores de cada grupo burbuja", contó USTEC en un comunicado.

"En otras palabras, que cada uno de los alumnos se hagan una prueba invasiva y que el docente sea responsable, tanto de la eficacia del procedimiento, como del control de la cadena de custodia de la muestra", criticó.

Por su parte, Xavier Massó, portavoz del Sindicato de Profesores de Secundaria, señaló en una entrevista en Betevé que "eso son cosas que un crío no puede hacer y todavía menos lo puede supervisar alguien que no es personal sanitario porque después la responsabilidad recaerá sobre esta persona aunque no sea suya".

Desde USTEC, pidieron a los profesores que se nieguen a permitir y a supervisar estas automuestras en las condiciones propuestas por la conselleria de Educación.

Aseguraron que "ni los docentes, ni el personal de atención educativa, ni mucho menos el alumnado disponen de la formación sanitaria necesaria para hacer una prueba invasiva de estas características".

También señalaron que "los profesionales pueden incurrir en graves responsabilidades civiles (y probablemente penales) en caso de que algo salga mal, tanto durante las pruebas, como en la gestión de las muestras".

Por último, remarcaron que tienen derecho a negarse a cumplir una orden "inexistente", ya que afirman que no existe ninguna norma reguladora "más allá de los documentos descriptivos sobre el procedimiento".

Críticas también de técnicos de enfermería

El Sindicato estatal de Técnicos de Enfermería (SAE) criticó que se quiera instaurar el sistema de automuestras. En un comunicado, afirmó que esta medida es "una muestra más de que la gestión de la crisis sanitaria es un caos" y revela que muchas administraciones están dando "palos de ciego". 

El sindicato acusó a Salud de no tomar otras medidas, como el refuerzo de la atención primaria y contratar los rastreadores necesarios, y en cambio "delegar" ahora las funciones sanitarias a los adolescentes. 

SAE apuntó que la medida plantea muchos interrogantes y por eso pidió al Govern que repiense la idoneidad de este sistema.

La enfermeras piden supervisar

La Asociación de Enfermería Familiar y Comunitaria de Cataluña (AIFiCC) se mostró favorable al sistema de automuestras con frotis nasal a partir de la ESO pero apuntó que hace falta la "supervisión" por parte de las enfermeras referentes de Salud y Escuela. 

Se trata de la enfermera que hace de enlace entre el ambulatorio y el centro y tiene que permitir garantizar la correcta generación de las peticiones de autotoma por parte del instituto, resolver dudas entre alumnado y profesorado y garantizar la custodia de las muestras hasta el laboratorio. 

"La responsabilidad sobre la correcta realización de la técnica de automuestra no tiene que recaer en el profesorado", apuntó

La asociación cree que con la nueva técnica "se ganará bastante tiempo" y se favorecerá la descongestión de los ambulatorios.

Por su parte, Enfermeras de Cataluña también ha pedido este viernes la supervisión de enfermeras referentes de Salud y Escuela.

La entidad ha considerado que la falta de ella comportaría "someter al profesorado a una responsabilidad que probablemente no le corresponde

asumir".

Vergés defendió la medida para descongestionar la carga asistencial

Tanto la secretaria general de Educación, Núria Cuenca, como la consellera de Sanidad, Alba Vergés, defendieron este jueves la medida como un acto de "responsabilidad" para descongestionar la carga asistencial de los trabajadores de la atención primaria.

"Creo que todo el mundo tiene que colaborar. Estamos gestionando una pandemia que jamás habíamos vivido y este paso servirá para poder gestionarla mejor y no tener que enviar grandes recursos desde los ambulatorios a los institutos", dijo Vergés.

La consellera insistió en que la prueba es sencilla: "Es una prueba nasal, no nasofaríngea. Son cinco segundos en cada cavidad nasal. Está todo probado y protocolizado. Habrá, además, supervisión y explicación. Y, por supuesto, lo explicaremos las veces que haga falta".

"Yo pediría un poco de calma. Estamos trabajando muy bien entre los departamentos de Educación y Salud y hemos demostrado que podemos hacer las cosas bien", añadió.

Las autopruebas

Está previsto que los profesores reciban formación en los próximos días a través de videos tutoriales para asistir a los alumnos en la realización de las autopruebas, que finalmente supervisará personal sanitario, y una vez completada la formación, la Generalitat enviará los kits necesarios a los centros.

La secretària general de Educación del Govern, Núria Cuenca, explicó que los alumnos tendrán que lavarse bien las manos, tomar la muestra a través del escobillón, colocar este en el tubo, sellarlo dentro de una bolsa, etiquetar la bolsa y ponerla en un contenedor que "aquel día o el día siguiente", pasará a recoger Salud. Todo esto lo harán bajo la mirada y la guía de un docente. 

Cuenca aseguró que este sistema no se pondrá en marcha hasta que no se haya informado correctamente y los docentes hayan recibido la formación necesaria. La secretaria garantizó también que "no hay riesgo biológico" para el docente, puesto que la muestra se la recoge el propio alumno.

Además, insistió en que la organización será la misma que hasta ahora en los centros escolares y que el único cambio es que la muestra se la cogerá el alumno. 

Por otro lado, apuntó que si alguna familia no lo autoriza no se obligará a nadie a hacer la automuestra y se le podría indicar una alternativa. En todos los casos, la cuarentena de 10 días es obligatoria.

Reincorporación sin el resultado de la prueba

Cuenca explicó también que en la actual situación se puede dar la circunstancia de que grupos de alumnos confinados hayan finalizado los 10 días de cuarentena y no tengan el resultado de la PCR. En este caso, ha afirmado que los alumnos se pueden reincorporar presencialmente en el centro porque las evidencias "dicen que más allá del caso índice no se detectan positivos en el mismo grupo burbuja" y por eso es "oportuno" volver al centro superada la cuarentena. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento