Un jefe de Policía decapitado en México
Los vehículos de Policía rodean el lugar donde fue encontrado el cadáver. EFE
Tres días después de ser nombrado jefe de policía de un municipio mexicano fronterizo con EEUU, el "comandante Castro" fue secuestrado y ayer lunes apareció su cabeza abandonada frente a la sede policial, informaron fuentes oficiales.

En total suman 16 ejecutados por el crimen organizado
El "comandante Castro", único dato dado de su filiación, era jefe de la policía local de Praxedis G. Guerrero, en el norte de México.

Castro fue secuestrado el fin de semana junto con otros siete policías y varios civiles. El mismo día aparecieron otras quince personas ejecutadas, algunas del mismo modo, en este estado mexicano.

Fuentes de la fiscalía estatal indicaron que junto a la cabeza del funcionario fue hallada una cartulina con un mensaje dirigido a un grupo criminal, aunque el contenido del mismo no fue divulgado.

Las fuerzas de seguridad locales, apoyadas por el Ejército y agentes federales, pusieron en marcha un operativo en la pequeña población para tratar de dar con los autores del homicidio, pero los sospechosos se dieron a la fuga.

Una de las regiones más peligrosas de México

Praxedis G. Guerrero se ubica en la zona metropolitana de Ciudad Juárez, en el estado de Chihuahua, considerada una de las regiones más peligrosas de México, empleada por los narcotraficantes mexicanos para introducir drogas a Estados Unidos.

El año pasado, según cifras de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH, defensoría del pueblo) fueron asesinadas en Chihuahua alrededor de 1.900 personas en delitos relacionados con el crimen organizado.